Las ventas en los supermercados bajaron un 8,8% en septiembre y en los shoppings un 3%, según datos del Indec.
Crecen las compras con tarjeta de crédito para comprar alimentos.

El consumo sigue en caída libre. Las compras en los supermercados cayeron un 8,8% en septiembre en relación al mismo mes del año pasado, mientras en los shoppings retrocedieron un 3% en el mismo período, según informó hoy el Indec.

El desplome de las ventas en esos mega centros comerciales ya alcanza los quince meses consecutivos, aunque en el último bimestre se experimentó una desaceleración en el proceso recesivo respecto a la tendencia de los meses anteriores.

Este escenario tiene su correlato en algunos cambios de hábito de las familias argentinas: cada vez se registran más compras con tarjetas de crédito, muchas en cuotas (a pesar de las altas tasas de interés, y crece la demanda de las segundas y terceras marcas.

Leé también:  Paseos de compras en distintos puntos de Echeverría por Reyes

Casi la mitad de las ventas en los supermercados se realizaron mediante tarjetas de crédito, lo que demuestra que la gente elige financiarse para comprar alimentos o vestimentas (que constituyen el 90% de las ventas en esos centros).

A precios corrientes, midiendo el impacto de la inflación, la facturación de los supermercados llegó a los 57.966,8 millones de pesos con un aumento del 45,2%.

La facturación en los centros de compras o shoppings fue la más baja desde noviembre del año anterior, con 3.627,1 millones con un aumento interanual del 46%.

Si bien las primeras marcas mantienen un predominio de 61% en el gasto de los hogares, se observa el traslado del 14% hacia las segundas marcas, y el 17% a las terceras, según la consultora Kantar Worldpanel.