Dos jornadas intensas encararon las lomenses Tamara Cristaldo y Daniela Dadier con el objetivo de ayudar a víctimas y familiares.
la primera de las charlas se realizó en una institución social de Fiorito.
la primera de las charlas se realizó en una institución social de Fiorito.

La unión de dos vecinas de Lomas decididas a ayudar a víctimas y familiares de violencia de género obtuvo una respuesta positiva tras dos jornadas en una institución social y en una plaza en el marco del Día de la Mujer que se conmemoró la semana pasada.

“Fueron dos charlas sobre violencia de género y derechos del niño, donde participaron más de 20 mujeres de los barrios que no sólo fueron a despejar dudas, también pidieron continuar hablando del tema”, contó Tamara Cristaldo, sobre la iniciativa que ya decidieron continuar el mes próximo.

Leé también:  Una profesional de Echeverría estará en la Feria del Libro

La primera de las charlas se realizó en el Centro Institucional Organización Nahuel de Fiorito y la segunda en la Plaza Mariano Moreno de Banfield.

Las mujeres que participaron recibieron asesoramiento y las direcciones y teléfonos en caso de necesitar ayuda.

“Me impactó el interés y la necesidad de contar las historias en primera persona”, señaló Tamara sobre la experiencia.

Respecto a la decisión de realizar estas charlas, las lomenses coincidieron: “Vemos todos los días en los medios casos de femicidios y por eso decidimos unirnos para que todas aprendamos a no naturalizar acciones machistas, que comencemos a poner el foco de atención en eso para marcar y para concientizar a otras mujeres”.

Leé también:  Condenan a un jefe militar por violencia de género en el ámbito laboral

La repercusión fue tan importante, que gracias a la acción de las vecinas comenzaron a ayudar en un caso que se visibilizó en la institución de Fiorito. “Estamos asesorando a la víctima porque lo más importante en esto es que se sientan respaldadas que sepan que no son las únicas que padecen violencia y entender que juntas podemos a ayudar a otras”, detalló Daniela, quien además destacó que ella había sido víctima de violencia: “Desde nuestra experiencia personal demostramos que se puede salir”.

Tanto Daniela como Tamara realizan a diario diferentes tareas solidaria. Tamara creó la Fundación Palpitando Alegrías y Daniela colabora con 14 entidades.

“Sufrí violencia y es por eso que queremos ayudar”, concluyó.