Se trata de Damián Merchan, a cargo de la División de Sustracción de Automotores. Lo agarraron segundos después de cobrarle una coima de US$2.900 y $40.000 al dueño de un negocio automotriz ubicado sobre la calle Cabildo, casi a Pasaje Aráoz.
De campera verde, el momento en que detienen al comisario Merchán de la policía Federal.

Lo agarraron infraganti. Casi en la esquina Cabildo y Aráoz, Gerli. Cuando se vio rodeado de patrulleros y policías, ahí supo que era su fin. Damián Merchan, jefe de la División de Sustracción de Automotores de la Policía Federal Argentina, tenía en su poder US$2.900 y $40.000 que segundos antes le había cobrado a un comerciante mediante una extorsión.

Apenas recibió el dinero, supuestamente para no armarle una causa y allanarle su negocio a al dueño de un desarmadero, Merchan, de 48 años, alto mando de la PFA, fue detenido. También su ladero, el sargento Gustavo Catania que se desempeña en la misma fuera. Ambos quedaron a disposición de la Justicia y ahora investigarán su hubo otras víctimas.

Leé también:  El Defensor del Pueblo de Avellaneda tildó de "irresponsable" a Edesur por los constantes cortes de luz

La noticia causó un shock tremendo en el corazón de la Policía Federal, una fuerza que en los últimos años intentó distanciarse de los escándalos internos de corrupción, pero los hechos de esta naturaleza todavía siguen enquistados incluso en distintas áreas.

 

Merchan y Castro fueron capturados durante lo que se llama "una entrega controlada".

El viernes pasado Nicolás A., que tiene un desarmadero habilitado, realizó una denuncia ante la Unidad Funcional de Instrucción N° 4 Descentralizada de Avellaneda, y el fiscal Guillermo Castro, decidió que los hechos siguieran su curso y alertó a la Policía Bonaerense

Es que la víctima sostuvo que Merchan y Castro habrían exigido un pago de U$S 50.000, más cuotas mensuales para "no tener problema en su desarmadero".

Este lunes, cuando Merchan se acercó hasta el lugar y recibió el dinero del comerciante fue sorprendido por decenas de policías que no le dieron ni la posibilidad de escapar. El momento del pago quedó filmado y el material será una pieza clave para la causa.

Leé también:  Preocupación por la "crítica" situación que vive el comercio en Avellaneda

El procedimiento estuvo a cargo de personal del área de Casos Especiales de la Policía de la provincia. Durante el operativo al Policía Federal y a su cómplice le secuestraron el dinero obtenido, un armas reglamentaria, celulares y un auto de la división, un Chevrolet Cobalt.

Así se llevaban detenido al chofer de Merchán, el suboficial Catania, de campera roja.

Desde la fuerza señalaron que no van a tolerar "hechos de corrupción" y aseguraron que se pusieron "a disposición del fiscal que lleva adelante el caso" para colaborar.

Mañana ambos policías deberán declarar ante el fiscal Castro que busca determinar si hay una red de corrupción detrás de este caso. "Creemos que esta modalidad esa habitual y que los que la sufrían en este caso eran los dueños de los desarmaderos", dicen.