Por decreto, convirtió a la actual Secretaría de Deportes en una Agencia Nacional que tendrá autonomía para administrar los bienes del Estado. Deportistas y exautoridades del área apuntan que el macrismo busca hacer negocios con privados y vender los predios de entrenamiento en el que se entrenan los atletas.

Por decreto, y salteando otra vez al Congreso, el presidente Mauricio Macri convirtió a la actual Secretaría de Deportes en una Agencia de Deporte Nacional, con autarquía y autonomía para administrar los fondos y bienes que hoy están en manos del Estado.

Sin que haya necesidad ni urgencia, tal como lo establece la normativa, la medida instituye que la nueva Agencia será un “organismo descentralizado” que funcionará en la órbita de la Secretaría General de la Presidencia” y podrá “actuar en los ámbitos público y privado”.

Quienes se oponen a la iniciativa sostienen que, al quedar habilitada para suscribir convenios con entes privados, la Agencia encaminará al deporte argentino hacia una “virtual privatización” en un futuro.

Leé también:  Sin autocríticas ni anuncios, Macri le echó la culpa al kirchnerismo de la inestabilidad financiera

Otro de los puntos que mayor controversia genera tiene que ver con la incógnita sobre lo que sucederá con “los bienes que se le transfieran al ente en asignación y los que adquiera en el futuro a nombre del Estado Nacional”.

A raíz de esta facultad, el temor es que el macrismo utilice esta potestad para hacer negocios inmobiliarios y vender algunos de los predios de entrenamiento de los atletas y espacios recreativos que, según datos oficiales, superan las 700 hectáreas.

Al frente de esta cruzada, para reclamar que no se vendan los terrenos, se pusieron algunos deportistas, como el ex jugador de la Selección de vóleibol Marcos Milinkovic, quien calificó como “una locura” la iniciativa del Gobierno.

También el exsecretario de Deportes el kirchnerismo, Claudio Morresi, queconsideró que la decisión de la Casa Rosada “es un gran retroceso”.

“De $1350 millones que se destinaban al deporte en 2016, que hoy deberían ser $2500 millones, se pasa a un presupuesto de $991 millones. Imaginate el gran daño que esto hace en todos los programas que tienen que ver con el desarrollo del deporte”, dijo Morresi.

Leé también:  Macri bajó el tono y les pidió a sus funcionarios "ponerse en el lugar" de quien no votó a Cambiemos

Desde el Gobierno salieron al cruce de las críticas y señalaron que los cuestionamientos son “infundados”. El objetivo del nuevo organismo, dijeron, es “promover, coordinar, asistir a la actividad deportiva en todo el país en todas su formas y en todas sus modalidades”.

Lo cierto es que la discusión se hará sentir en el Congreso y la oposición ya se prepara para bloquear el decreto, con el apoyo de muchos deportistas.

¿Cuál será uno de los argumentos centrales? Que el decreto avanza sobre varias leyes, como la 20.655 (Ley del Deporte), la 27.201 (Ente Nacional de Desarrollo Deportivo) y la 26.573 (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo).