La devaluación del peso y la fuerte inflación repercutieron negativamente en el bolsillo de los trabajadores desde la asunción de Macri. En el último año, la pérdida en pesos fue del 11,2%.

La devaluación y la inflación integraron un combo explosivo para el bolsillo del trabajador. El Salario, Mínimo, Vital y Móvil (SMVyM) de junio de 2019 medido en dólares retrocedió 12 años y se mantiene en valores cercanos a agosto de 2007.

A fines de 2015, el ingreso vital y móvil rondaba los US$607 mensuales, pero hoy no supera los US$274. En el ranking regional, la Argentina ocupa el puesto N°9 de un total de 20 países.

Leé también:  En agosto, la inflación fue del 4%
la corrida cambiaria afectó el poder de compra.

EN PESOS. Según el Indec, los salarios en marzo subieron en promedio 4% y acumularon un alza del 37,3% en los últimos 12 meses, pero en ese período, la inflación llegó al 54,7%. En consecuencia, la pérdida de poder adquisitivo interanual fue del 11,2% y la del primer trimestre fue del 1,6%. Esta caída fue acompañada de una retracción del empleo en blanco del 2,5% y una suba del dólar del 99% por la corrida cambiaria.

Desde hace 13 meses que los salarios quedan postergados detrás de la inflación. Con una suba promedio del 4%, marzo no fue la excepción. Ese mes el IPC marcó una suba de precios del 4,7% mensual.

Leé también:  Movimientos sociales piden discutir "una agenda de emergencia" en medio de la crisis

En las últimas dos semanas de mayo se firmaron cinco grandes paritarias. Los Docentes Universitarios arreglaron 16% más la inflación resultante a partir de septiembre, la UOM, gastronómicos y UPCN cerraron en 28%, y Comercio en 30%. Para junio se reabrirán las paritarias de Sanidad, Construcción y Camioneros.