La devaluación del peso y la fuerte inflación repercutieron negativamente en el bolsillo de los trabajadores desde la asunción de Macri. En el último año, la pérdida en pesos fue del 11,2%.

La devaluación y la inflación integraron un combo explosivo para el bolsillo del trabajador. El Salario, Mínimo, Vital y Móvil (SMVyM) de junio de 2019 medido en dólares retrocedió 12 años y se mantiene en valores cercanos a agosto de 2007.

A fines de 2015, el ingreso vital y móvil rondaba los US$607 mensuales, pero hoy no supera los US$274. En el ranking regional, la Argentina ocupa el puesto N°9 de un total de 20 países.

Leé también:  La Iglesia se mostró preocupada por el incremento de la pobreza en todo el país
la corrida cambiaria afectó el poder de compra.

EN PESOS. Según el Indec, los salarios en marzo subieron en promedio 4% y acumularon un alza del 37,3% en los últimos 12 meses, pero en ese período, la inflación llegó al 54,7%. En consecuencia, la pérdida de poder adquisitivo interanual fue del 11,2% y la del primer trimestre fue del 1,6%. Esta caída fue acompañada de una retracción del empleo en blanco del 2,5% y una suba del dólar del 99% por la corrida cambiaria.

Desde hace 13 meses que los salarios quedan postergados detrás de la inflación. Con una suba promedio del 4%, marzo no fue la excepción. Ese mes el IPC marcó una suba de precios del 4,7% mensual.

Leé también:  Frávega cerró uno de sus locales y hay conflicto con la reubicación de empleados

En las últimas dos semanas de mayo se firmaron cinco grandes paritarias. Los Docentes Universitarios arreglaron 16% más la inflación resultante a partir de septiembre, la UOM, gastronómicos y UPCN cerraron en 28%, y Comercio en 30%. Para junio se reabrirán las paritarias de Sanidad, Construcción y Camioneros.