La chica de 14 años aseguró que fue "acosada" y "manoseada" por el sacerdote que se encargaba de brindar catequesis en el Colegio Santa María. Los padres de la alumna la cambiaron de escuela y el religioso fue separado inmediatamente de su cargo.
En la escuela primero optaron por el silencio y luego reconocieron el hecho

Un cura responsable de la catequesis en el nivel secundario del Colegio Santa María de la localidad de Cañuelas fue denunciado por acoso y manoseo por una estudiante de 14 años, y ahora se investiga si cometió otros hechos de similares en la institución.

A causa de lo ocurrido, los padres de la estudiante la cambiaron inmediatamente de colegio, y el sacerdote, una vez que se hizo público el tema, abandonó repentinamente la institución y hasta ahora prefirió el silencio y no dar su versión de los hechos.

Si bien todo habría ocurrido hace un mes, la noticia se conoció en los últimos días, a través de mensajes de WhatsApp que la chica intercambió con sus ex compañeros.

El portal El Ciudadano fue uno de los medios locales que dio a conocer los mensajes.

“Cuando abro la puerta me pone el pie. Y me abraza de la cola. Me toca la cola básicamente. Y me decía que iba a estar todo bien. Y atinó a querer tocarme adelante. Yo le di un manotazo y me puse a llorar. No sabía lo que podía hacer. Y bueno, me dijo que no salga así”, le contó la adolescente a sus compañeros por WhatsApp

“Me puse re mal, así que se sentó al lado mío. Y me puso la cara en el cuello mío. Me lo saqué de encima y me fui a la puerta. Me dijo que no salga así que era yo la que iba a perder. Y bueno, me dejó salir. Ahí fui, me lavé la cara y volví al salón. ¿Viste que me habían preguntado si estaba llorando? Y bueno, era por eso” agregó.

Autoridades de la escuela y del Obispado de Gregorio de Laferrere, en cuya jurisdicción se encuentra el colegio, emitieron un comunicado en el que admitieron la denuncia e indicaron que se le pidió al sacerdote en cuestión que “suspenda sus actividades”.

El Equipo de Directivos del Obispado de Gregorio de Laferrere advirtió que “según el protocolo de la entidad, se le solicitó al sacerdote que suspendiera toda actividad y presencia en relación a los alumnos del colegio".

“Lamentamos profundamente que un tema así sea tratado en las esfera pública ya que se trata de un menor y es conveniente resguardarlo”, añadieron.