La administración del presidente Donald Trump prohibió desde principios de junio los viajes en crucero, los vuelos privados y corporativos, y restringió las condiciones para que ciudadanos estadounidenses puedan viajar a la isla.
Cuba es un país cuya economía depende en buena parte del turismo.

Cuba mantiene su objetivo de alcanzar los 4.300.000 turistas extranjeros este año pese a las múltiples trabas dispuestas por el Gobierno de Estados Unidos.

El ministro de Turismo, Manuel Marrero, se lamentó porque el cese de llegadas de cruceros desde el país norteamericano desde junio "ha causado perjuicios". "Sin embargo, vamos a llegar a la meta de visitantes extranjeros establecida para este año, que era de 4.300.000 turistas", remarcó a la agencia de noticias Efe.

Leé también:  El turismo gastó $4.700 millones en el último fin de semana largo del año

La administración del presidente Donald Trump prohibió desde principios de junio los viajes en crucero, los vuelos privados y corporativos, y restringió las condiciones para que ciudadanos estadounidenses puedan viajar a la isla. Cuba es un país cuya economía depende en buena parte del turismo, que es su segunda mayor fuente de ingresos.

Aunque a principios de año Cuba se marcó la meta de llegar a los 5.100.000 turistas en 2019, luego fue bajando sus previsiones al endurecerse las sanciones de Estados Unidos y finalmente dejó la estimación en 4.300.000, un 10 % menos que el año pasado, cuando se superaron los 4.700.000 visitantes extranjeros.

El Día Internacional del Turismo ha transcurrido discretamente en Cuba, donde existe una fuerte preocupación por el descenso en las llegadas de visitantes, que afecta principalmente a pequeños empresarios en los sectores de la hotelería y la gastronomía.