El hombre, identificado como Maximiliano Montiel, logró burlar a la Policía en Banfield. Los efectivos encontraron una mochila con las llaves de la víctima y un cuchillo. 

La Policía identificó al presunto autor del crimen por sus  huellas dactilares.

El sospechoso de haber asesinado a Nadia Arrieta escapó este domingo de la Policía tras un operativo en una peluquería en la que trabajaba, en la localidad de Banfield, donde hallaron el arma homicida y las llaves de la víctima, informaron fuentes policiales.

Se trata de Néstor Maximiliano Montiel, quien huyó tras forcejear con los policías que fueron a detenerlo. Esta tarde, el hombre, de 38 años, era intensamente buscado en el partido de Lomas de Zamora y los distritos de la zona Sur.

Leé también:  Condenaron por abuso sexual a uno de los imputados por el femicidio de Anahí Benítez

Montiel fue identificado como uno de los presuntos autores del hecho por cuatro huellas dactilares que se encontraron en la escena del crimen. Con ese dato, los efectivos lo fueron a buscar a su casa, pero no lo encontraron. Luego se dirigieron a la peluquería.

Según las fuentes policiales, en el comercio -una vez que el acusado se escapó- empleados entregaron una mochila que pertenece al hombre, quien fue captado en una grabación que lo tomó en la regalería cuando éste la llevaba al hombro.

En su interior, la Policía encontró unas llaves de la víctima que figuraban en el acta como desaparecidas del lugar del hecho y un cuchillo que podría ser el arma homicida.

Leé también:  Hallaron a una mujer asesinada a golpes y a su hija desnutrida

Montiel había sido condenado a 18 años de cárcel por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 2 de Morón por una "tentativa de homicidio calificado por abuso sexual y privación de la libertad agravada" cometida el 5 de octubre de 2001.

Sin embargo, el hombre, que estaba cumpliendo la pena en la Unidad Penitenciaria de Magdalena, fue beneficiado el 17 de octubre de 2012 con salidas transitorias.