Las fuerzas de seguridad buscan garantizar que se cumpla el aislamiento social obligatorio y preventivo. Sólo pueden circular quienes tienen trabajos "indispensables". "Cuanto más se cumplan, más rápido van a desaparecer las restricciones", remarcó Losardo, ministra de Justicia.

Largas filas de vehículos se registraron en los puestos de controles viales de accesos a la ciudad de Buenos Aires dispuestos por el Gobierno nacional para garantizar el cumplimiento del aislamiento social obligatorio y preventivo.

En el primer día de cuarentena después del feriado, el mayor flujo de tránsito comenzó a registrarse en el ingreso del Puente Pueyrredón desde la zona Sur del Conurbano bonaerense, donde cerca de las 4.30 ya se notaban extensas filas de vehículos.

Los conductores tienen que justificar su circulación.
Los conductores tienen que justificar su circulación.

Otros puentes como Nicolás Avellaneda, Alsina y La Noria también mantenían un flujo mayor de vehículos que se dirigían hacia la Capital Federal.

Lo mismo ocurre en los cruces de la avenida General Paz con las avenidas Roca, Eva Perón, Rivadavia, San Martín, Cabildo y los empalmes con la autopistas Dellepiane, Panamericana y del Oeste.

Leé también:  Revisaron a los inquilinos de un edificio entero en Lomas

Los demás puntos habilitados con control como la autopista Panamericana a la altura de Martínez, el acceso Oeste en Ituzaingó, la autopista Riccheri a la altura del Mercado Central y la autopista Buenos Aires - La Plata, se encontraban con un panorama similar con carriles reducidos y largas filas de vehículos.

La ministra de Justicia, Marcela Losardo, aseguró que "cuanto más se cumplan, más rápido van a desaparecer las restricciones", al referirse a las medidas de aislamiento social establecidas para mitigar la propagación del Coronavirus en el país.

En declaraciones a radio Diez, la funcionaria indicó que desde el Poder Judicial "se fueron poniendo más fiscales y más jueces de guardia" para atender los casos de aquellas personas que no cumplen con el decreto de necesidad y urgencia firmado por el presidente Alberto Fernández.

"Las excepciones a la regla de quedarse en casa son para quienes cumplen un trabajo que es indispensable."

Asimismo, indicó que quienes no cumplen la medida de permanecer en sus hogares pueden estar infringiendo varias normas del Código Penal; entre ellas, "el artículo 202, que tiene una pena de tres a quince años para quien propagare una enfermedad peligrosa; el 205, que establece penas de seis meses a dos años para quien viola estas medidas; y el 239, por resistencia a la autoridad".

Leé también:  Más presión para que reabra la Clínica Estrada

"Las excepciones a la regla de quedarse en casa son para quienes cumplen un trabajo que es indispensable", remarcó, y cuestionó a quienes salen de sus domicilios sin una justificación: "El tema es la falta de solidaridad, más allá de incumplir, lo que implica un delito".

"El Presidente se ha puesto al hombro esta cuestión y es una pena que haya gente que no acompañe. Hay que entender que cuanto más se cumplan, más rápido van a desaparecer estas restricciones; esto lo tienen que entender todos, no es un permiso para ir a pasear", argumentó.