El Municipio de Lomas y el Gobierno provincial edifican el canal de 5,50 metros de ancho por 1,80 de alto, que se extenderá a lo largo de más de 2.500 metros, y que permitirá mejorar el escurrimiento del agua en los barrios de Lamadrid, Budge, Santa Marta, Albertina y Parque Barón.

Los vecinos se muestran expectantes por la obra.
El conducto de hormigón tendrá 5,50 metros de ancho por 1,80 de alto.

Una obra clave para evitar las inundaciones sigue avanzando a metros del Riachuelo. Sobre la calle Tuyutí, en Lamadrid, se está construyendo el segundo tramo del Aliviador Oeste del Arroyo del Rey que permitirá mejorar el escurrimiento del agua en la zona y los barrios del Olimpo, Santa Marta, Albertina, Independencia y Parque Barón.

“Esta obra representará un salto enorme en la calidad de vida de miles de familias. El objetivo es que nuestros barrios tengan la infraestructura que se merecen y con esta idea también estamos avanzando en la estación de bombeo de Budge y las tareas del Aliviador del Este”, señaló el intendente, Martín Insaurralde.

El proyecto llevado a cabo por el Municipio de Lomas en conjunto con el Estado provincial consiste en la construcción de un conducto subterráneo de hormigón armado de 5,50 metros de ancho por 1,80 de alto, que se extenderá a lo largo de más de 2.500 metros. Una vez listo el canal, se realizarán varios empalmes con el Canal Mugica.

Leé también:  Otras dos delegaciones de Lomas llegaron al 100% de asfalto

Las máquinas actualmente trabajan a la altura de la calle Limay y le están dando forma a 850 metros del aliviador que se extenderán hasta Tuyutí y O’Higgings, y luego continuarán por O’Higgings hasta Zuloaga. La obra contempla la instalación de subramales con caños de hormigón premoldeado para recolectar el agua que llegue de los alrededores.

El aliviador, una vez construido, se conectará con la estación de bombeo de Otto Krause, que tendrá una capacidad de descarga de 100 mil litros por hora, y representará una solución a un problema histórico para los vecinos que viven a lo largo de la cuenca.

“Esta obra representará un salto enorme en la calidad de vida de miles de familias. El objetivo es que nuestros barrios tengan la infraestructura que se merecen y con esta idea también estamos avanzando en la estación de bombeo de Budge y las tareas del Aliviador del Este”, señaló el intendente, Martín Insaurralde.

Leé también:  Otras dos delegaciones de Lomas llegaron al 100% de asfalto

La construcción del sistema de drenaje se desarrolla a partir de un trabajo delicado: primero se hace una medición del nivel de las napas y luego se prepara el terreno. Después, lo que se hace es poner tabiques, cuadra por cuadra, para darle forma al canal entubado, explican.

Esto es clave, ya que al tratarse de una zona inundable, la tierra no es firme, entonces es necesario armar este tipo de estructuras para instalar la red. Una vez terminado el canal, se tapa todo y se construyen nuevos pavimentos para dejar atrás las calles de tierra.

Tras la finalización del primer tramo, entre la Ribera y Monte, inmediatamente comenzó el asfalto de esos 600 metros. “Los trabajos generan expectativa en los vecinos porque ven que su barrio crece y que van a vivir en mejores condiciones”, indicó el delegado de Lamadrid, Héctor Ontivero.

Mariano Acevedo, vecino del barrio, remarcó que “eran necesarias este tipo de obras: “Por años nos inundamos. Ojalá que con esto la situación cambie para siempre, los problemas queden como parte del pasado y podamos vivir mejor”.