Molina y Orellana, miembros del equipo del Municipio, obtuvieron tres medallas cada uno en el prestigioso torneo juvenil y fueron clave en la actuación del seleccionado. D'Aurizio y Armida, los otros exponentes locales, también aportaron los suyo.
Los representes del Municipio junto al entrenador Joel Fiumara.

Ante exponentes de todo el continente, los nadadores de Lomas de Zamora tuvieron una destacada actuación como representantes del seleccionado nacional en la Copa UANA y se trajeron seis medallas del prestigioso torneo juvenil que se realizó en Lima, Perú.

Luciano Molina y Santiago Orellana, con tres medallas cada uno, brillaron en la pileta  del Natatorio Olímpico Panamericano y fueron piezas claves  para que el elenco nacional, que estuvo comando por el entrenador lomense Joel Fiumara, finalice primero en la tabla posiciones en la rama varones (fueron terceros en mujeres y terceros en la rama mixta). Marcos D’Aurizio y Matías Armida, otros exponentes locales, terminaron entre los diez mejores en sus pruebas.

Molina, de 18 años, logró la medalla de plata en 100mts espalda y en la posta 4x50 y la de bronce en los 50mts espalada. Orellana, de 14, terminó con una medalla de cada color: consiguió la de plata en los 400mts combinados, la de bronce en los 400mts libres y la de oro en la posta 4x50 libres con récord argentino de la categoría cadetes. En tanto, D’Aurizio, de 16, concluyó quinto en los 400mts combinados (mejoró su registro) y Armida, de 12, fue octavo en los 100mts pecho y décimo en los 50mts pecho.

“Que todos los nadadores hayan tirado sus mejores marcas, encima traer seis medallas que aportaron en la cosecha argentina,  significa que se cumplieron los objetivo propuestos y eso nos pone muy contentos”, valoró Fiumara, coordinador del equipo del Municipio y entrenador del combinado nacional que compitió en la Copa UANA.

Orellana y Molina obtuvieron tres medallas cada uno en el torneo peruano.

Y sobre eso, agregó: “El balance sumamente positivo para los cuatro porque sumamos cuatro medallas y todos los chicos mejoraron sus marcas”.

Por su parte, luego de lo que fue su primera experiencia con el seleccionado nacional, Orellana, D’Aurizio y Armida no ocultaron su emoción y coincidieron que es “impactante” representar al país en el exterior. “La verdad es que se te ponen la piel de gallina”, resaltaron. Y ahora, enfocado a los que se viene, los tres nadadores lomenses son claros. “Ahora el objetivo es seguir estando en la Selección y representar al país en distintas partes del mundo”, remarcó.

Molina, el más experimentado en esta clase de torneo, terminó “muy contento” con lo que fue su actuación en Lima, donde logró tres medallas y bajó sus mejores registros. “Logré tener una estabilidad emocional que me permitió enfocarme al 100 por ciento. Eso fue clave porque estuve muy concentrado durante todo el torneo”, concluyó.