El equipo de Scaloni coronó una sólida presentación y le ganó con autoridad a los de Tite. Messi, en el primer tiempo, marcó el gol en el rebote de un penal que él mismo había pateado.
Argentina ganó gracias a un tanto de Messi que aprovechó un rebote tras errar un penal.
Argentina ganó gracias a un tanto de Messi que aprovechó un rebote tras errar un penal.

En otra buena presentación del equipo de Scaloni, Argentina le ganó a Brasil por 1 a 0 con un gol de Messi en Arabia y extendió su buen momento.

El partido arrancó con el ritmo que se podía suponer que tendría. El nivel de los jugadores de ambos equipos invitaba a ilusionarse…

Sobre los 8 minutos y en la segunda equivocación de la defensa Argentina en pocos minutos, Brasil encontró un penal, Foyth quiso salir con un amague adentro del área y obligó a Paredes a bajar a Gabriel Jesús antes de que defina. El 9 carioca, desde los doce pasos, desperdició la chance con un remate muy suave que se fue ancho.

Cuatro minutos después, Argentina tuvo revancha desde los pies del 10. Messi encaró por derecha, entró al área y cuando se disponía a rematar recibió el foul de Alex Sandro. Alisson atajó el disparo de Messi de penal pero dio un rebote largo y la Pulga no lo perdonó.

En apenas 15 minutos, el partido ya estaba cargado de emociones. A partir de ahí, la presión de la que hace gala el mediocampo argentino desde la llegada de Scaloni se hizo más presente: De Paul, Paredes y Lo Celso se desdoblaban para cortar el armado de juego brasilero que, sin tanto brillo, recayó -principalmente- en los arranques de William, un dolor de cabeza para Foyth.

Ofensivamente, el elenco argentino no tuvo las luces de otras ocasiones, en parte, por la atención que debía poner en la marca ante la búsqueda de los de Tite. Lo más claro fue un disparo de Messi tras apilar dos hombres que contuvo bien Alisson.

En el complemento, el trámite fue parecido. Argentina presionando, compacto, en una buena versión, y Brasil apagado, siempre molesto para jugar. Apenas algunos destellos de sus figuras le permitieron llegar al área de Andrada pero la incomodidad se hizo evidente y el mediocampo fue territorio de los futbolistas argentinos.

Lo mejor de la Selección se vio a partir de los 20 minutos con cambios que rindieron frutos y con un elenco brasilero disminuido en lo anímico, como rendido ante la situación. Sin sufrir y con algunas ocasiones claras, Argentina pudo ampliar la ventaja pero estuvo impreciso en las áreas y se debió conformar con el 1-0.