En enero existieron 38 mil empleos registrados menos que en diciembre y unos 262 mil menos que hace un año, según estadísticas oficiales.
Los sectores vinculados con el mercado interno son los más afectados.

El impacto de la crisis económica es cada vez más notorio en el mercado laboral. En el inicio del año la cantidad de empleados registrados disminuyó 2,1% y en los últimos 12 meses se perdieron 262.400 puestos de trabajo en relación al mismo periodo de 2018.

Las estadísticas oficiales reflejan la delicada situación que atraviesa el país en un escenario de recesión. La caída de enero fue la mayor en la gestión de Macri, y el deterioro más grande se verificó en actividades vinculadas al mercado interno.

Leé también:  Conectan a empresas con vecinos que buscan trabajo

El empleo en la construcción bajó 6,2%, la industria, 4,3% y el comercio, restaurantes y hoteles perdieron 3,5%, según datos del Sistema Integrado Previsional Argentino.

El sector privado fue el que más sufrió el combo de paralización de la actividad y desplome de la demanda: en enero hubo 175.00 trabajadores menos en términos interanuales, de los cuales 142.200 fueron asalariados, 34.000 monotributistas y 11.600 autónomos.

La comparación mensual, lejos de mostrar una mejora como intentó instalar el Gobierno, arrojó una contracción de 12.600 (-0,1%) puestos en la serie desestacionalizada y de 38.400 en la original (-0,3%)

Por si eso fuera poco, las expectativas para los próximos meses no son alentadoras. La mayoría de las empresas mantienen paralizada la decisión de contratar personal y cerca del 10% prevé avanzar con despidos.