La jubilación mínima de ser así pasaría a los $15.694. De todas maneras, antes habría que confirmar que no habrá cambios en el sistema de movilidad.
Las jubilaciones en diciembre subirán casi un 9%.

Las jubilaciones durante la gestión del presidente electo Alberto Fernández se incrementarán un 11,56% en marzo próximo, siempre y cuando se aplique la actual fórmula de movilidad para calcular los haberes y no haya cambios a partir de diciembre.

El aumento puede calcularse teniendo en cuenta la evolución de los salarios formales según el índice Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE) y el dato de inflación de entre julio y septiembre pasado.

Con el incremento del 8,74% previsto para diciembre, la jubilación mínima alcanzará los $14.068. Y en marzo los $15.694. En tanto, las pensiones no contributivas se reducen al 70% del haber mínimo y la PUAM (Pensión Universal al Adulto Mayor) al 80% de esos valores.

Leé también:  El acuerdo de precios debería ser acompañado por una política cambiaria y fiscal

Hasta el momento, se desconoce si el Gobierno que asumirá el 10 de diciembre mantendrá esa fórmula o impulsará modificaciones.

Según publicó Clarín, una variante que impulsa el ex ministro de Trabajo Carlos Tomada es reemplazar la actual fórmula por otra que tome en cuenta, alternativamente, la evolución de la inflación y el RIPTE (la evolución de los salarios de los trabajadores formales).

De ambos índices, se aplicará el que sea más favorable a los jubilados, con la condición de que el RIPTE sea consistente con la evolución de la recaudación del sistema de Seguridad Social. En caso contrario, los haberes se ajustarían por el nivel de inflación.

Leé también:  Precios Esenciales seguiría con subas

Antes del ajuste previsto para marzo, en diciembre las jubilaciones subirán un 8,74%, con lo que el haber mínimo se ubicará en 14.068 pesos, para llegar a los 15.694 pesos tres meses después.

A fines de 2019, a raíz de la aplicación de la fórmula de movilidad que está vigentes desde 2017, las jubilaciones habrán tenido una caída de poco más del 20% en términos reales, comparadas con 2015.