El trovador de Úbeda  "evolución favorable" y permanecía internado, tras la operación a la que fue sometido luego de su caída de un escenario en pleno concierto.
LA RECUPERACIÓN “SERÁ MUY LENTA”.

Joaquín Sabina presentaba este viernes una "evolución favorable" y permanecía internado, tras la operación a la que fue sometido luego de su caída de un escenario en pleno concierto, según el nuevo parte médico de la Clínica Ruber Internacional de Madrid, informaron hoy medios españoles.

"Transcurridas 24 horas de la intervención, el paciente permanece ingresado en la UCI y tanto su situación clínica como los estudios de imagen realizados presentan una evolución favorable", precisó el comunicado de los facultativos.

El informe médico aclara que el de hoy, viernes, será el último parte, "salvo que surgiera algún cambio relevante en la evolución del paciente".

Por su parte, el representante del músico José “Berry” Navarro expresó anoche que la recuperación del autor de "Eclipse de mar" "será muy lenta, mucho más de lo que la gente cree".

"Está estable, aunque su recuperación va a ser muy lenta. Mucho más lenta de lo que la gente cree. Tiene antecedentes y una edad que obligan a que seamos cautos y Joaquín esté tranquilo", destacó Berry Navarro.

El cantante fue operado el jueves 13 con éxito de un hematoma intracraneal en el hemisferio derecho tras haber caído la noche anterior, del miércoles, en el foso al final del escenario, durante el primer tramo de un concierto en el Wizink Center de Madrid, en una espectáculo junto a Joan Manuel Serrat.