En septiembre la mayoría de los cortes aumentó en promedio un 3,3%, según un informe del sector. El pollo y el cerdo se incrementaron 12,4% y 10,4%, respectivamente.

En las carnicerías los precios son más caros que en los supermercados.

Producto de la devaluación, los precios de los diferentes cortes de carne vacuna aumentaron un 3,3% en septiembre respecto de agosto, muy por debajo del pollo y el cerdo que se incrementaron hasta un 12,4% y un 10,4%, respectivamente.

Los datos surgen de un informe publicado por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) que toma como referencia alrededor de 200 puntos de venta de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano bonaerense.

Leé también:  La canasta básica bonaerense subió más de un 56% en un año

Si se toman en cuenta los valores del año pasado los resultados son preocupantes: la carne bovina cuesta un 43,6% más, el pollo 53,1% mientras el cerdo 46,6%. La mayoría de las familias busca alternativas para comprar cortes más baratos o directamente modifica su dieta.

El comportamiento de los precios, no obstante, no varió de forma homogénea según las zonas y los puntos de venta. En Capital y el Gran Buenos Aires la carne subió un 4,3% en las carnicerías, pero bajó un 0,1% en los supermercados.

Las carnicerías representan el 73% de la muestra y los supermercados un 27%.
Algunos ejemplos del descalabro que hoy muestran los precios: el kilo de asado se consigue hasta $54 más barato en los super que en las carnicerías o que el kilo de hamburguesas caseras superó en valor al asado.

Leé también:  El acuerdo de precios debería ser acompañado por una política cambiaria y fiscal

Para los próximos meses esperan subas en el mismo tono o incluso más elevadas.