La empresa echó a más de 60 periodistas y 30 trabajadores de su planta gráfica.
Los empleados se enteraban en la puerta si estaban despedidos o no.

La ola de despidos ya alcanza a las empresas más poderosas del país. El Grupo Clarín decidió echar a más de 60 periodistas y 30 trabajadores de su planta gráfica, en medio de un plan de ajuste empresarial.

La redacción del diario, ubicada sobre la calle Tacuarí, en la zona de Constitución, amaneció vallada y rodeada por una desmezurado operativo policial. El edificio estuvo colmado de seguridad privada que controló de cerca al personal.

Los trabajadores se enteraron de su situación mediante un mail que les llegó a su correo a primera hora del día, y a través de una lista en la puerta del edificio que establecía quién podía pasar y quién no.

Leé también:  Por la caída en la demanda, pedidos Ya despidió a 400 trabajadores

Los empleados en asamblea decidieron realizar un paro de 24 horas y este mediodía analizarán las medidas a seguir para pedir por la reincorporación de los periodistas cesanteados.

La noticia refleja la crisis que atraviesan los medios de comunicación hoy en la Argentina, donde en los últimos años se perdieron más de 4.000 puestos de trabajo a nivel nacional, según datos gremiales.