Denunciaron persecución y causas armadas por parte de la patronal contra cinco trabajadores durante los 42 días de huelga que mantuvieron en 2015.
Marcharon desde el Obelisco a la intersección de Talcahuano y Lavalle.

Trabajadores de la línea de colectivos 60, acompañados por movimientos políticos y sociales, marcharon desde el Obelisco al Palacio de Tribunales para pronunciarse contra el juicio promovido por la empresa “Dota” contra cinco choferes durante los 42 días de huelga que mantuvieron en 2015.

“Son causas inventadas contra estos cinco compañeros pero hay otros catorce judicializados por el no cobro de boleto y nueve delegados con causas penales que promovió la patronal”, denunció Néstor Marcolín, representante de los colectiveros. Los choferes están acusados por supuestas "amenazas y lesiones", delitos que pueden contemplar penas de entre 5 y 10 años, y cuya veracidad deberá establecer el Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº8, integrado por los jueces Alfredo Sañudo, Ricardo Basílico y Javier Anzoategui.

Leé también:  Con talleres y marchas, se realizó la primera jornada del Encuentro de Mujeres

Por la absolución, sus compañeros marcharon desde el Obelisco a la intersección de Talcahuano y Lavalle, acompañados por partidos políticos y organizaciones sociales bajo la consigna “¡Basta de perseguir a los que luchan!”.

También recordaron a David Ramallo, un operario de 35 años del área técnica de la línea 60 que murió en septiembre de 2016, aplastado por un colectivo luego de que fallara el elevador neumático en el que estaba apoyado.