Las víctimas fallecieron en medio de saqueos e incendios en comercios, que se replicaron en todo el país. Este lunes hay huelga general convocada por 30 organizaciones y los estudiantes.

Con la suba de 30 pesos del boleto del subterráneo (un aumento del 3,7% que luego fue frenado), se desató la furia en Chile. Miles de personas, en su mayoría jóvenes, salieron a manifestarse en las calles. También hubo actos de vandalismo y saqueos durante el fin de semana. En medio de esta violencia que hasta ahora parece imparable, se registran 11 muertos y más de 800 detenidos.

Ya son tres días de furia en Chile.
Las calles, militarizadas por orden de Piñera.

Este lunes se desarrolla otra masiva manifestación en Santiago de Chile convocada por 30 organizaciones a partir del llamado de los estudiantes para denunciar también “la represión y el uso de la fuerza desmedida” ejercida por los Carabineros.  "Que se vayan los milicos" y "¡Chile despertó!", son las frases más escuchadas en la marcha en medio de un fuerte operativo de seguridad en distintas partes de la capital, también en las entradas a los supermercados, donde había que hacer fila para comprar.

Leé también:  Taxistas realizan ocho cortes en la Ciudad de Buenos Aires

Los manifestantes piden la renuncia del presidente Sebastián Piñera, quien ordenó la militarización del país para tratar de controlar los desmanes violentos provocados por la represión de las fuerzas de seguridad. Si bien el disparador de las marchas fue el aumento del medio de transporte, las demandas son muchas y tienen como eje la desigualdad social que hay en el país provocaba por las medidas del gobierno.

La cantidad de víctimas fatales ascendieron este lunes cuando encontraron cinco cadáveres entre los escombros de una fábrica textil incendiada en el noroeste de Santiago.

Fueron 8 fallecidos durante el domingo: cinco fruto de un incendio en un almacén de ropa de la comuna de Renca y otro más en un incendio en un supermercado en la calle Matucana, Se suman dos mujeres calcinadas que fueron hallados la pasada madrugada en el interior de un supermercado de la comuna santiaguina de San Bernardo que fue saqueado e incendiado.

Piñera dijo que el país está en una "guerra con un enemigo poderoso e implacable". “Les pido a todos mis compatriotas que nos unamos en esta batalla que no podemos perder, que nos ayudemos a que todos los demás tengamos mañana (por hoy) un día lo más normal posible y que logremos por fin empezar a ganar esta batalla”, pidió. Y agregó: “No vamos a permitir que los delincuentes se sientan dueños de este país”.
Esto llevó a que su antecesora y actual alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pida que se deje a un lado la "retórica inflamada" para dar paso a un diálogo capaz de controlar la situación.