Junto a alumnos y miembros de la comunidad educativa, el Intendente de Almirante Brown supervisó los avances en el edificio de tres plantas.

La construcción de un edificio propio para el Instituto Superior de Formación Docente Nº41 avanza a paso firme en el Barrio Vattuone de Adrogué. El intendente de Almirante Brown, Mariano Cascallares, recorrió las obras que beneficiarán a miles de estudiantes.

“De las obras que están en marcha en Brown, hay una que nos enorgullece porque es símbolo de inclusión y de educación pública. Cada vez que venimos vemos avances muy grandes en esta obra que estará finalizada a fin de año y es una alegría inmensa para todos ver cómo este sueño de tantos vecinos y vecinas se está haciendo realidad”, señaló Cascallares, quien recorrió los trabajos unto a alumnos e integrantes de la comunidad educativa del ISFD.

Leé también:  Con optimismo, los intendentes de la región aguardan los resultados oficiales
“La obra es símbolo de inclusión y de educación pública”, destacó cascallares tras la recorrida junto a estudiantes.
“La obra es símbolo de inclusión y de educación pública”, destacó cascallares tras la recorrida junto a estudiantes.

El espacio situado en el cruce de las calles Cervantes Saavedra y Colombres tiene tres plantas que abarcan una superficie total cubierta de 1.667 metros cuadrados: 567 en planta baja, 550 en el primer piso y otros 550 metros en el segundo. El nuevo establecimiento tendrá 21 aulas, aunque en una primera etapa se construirán 9 que funcionaran en tres turnos. También contará con un salón de usos múltiples (SUM), cafetería, biblioteca, oficinas administrativas, sanitarios y estacionamiento.

Actualmente, el ISFD Nº41 funciona en el Colegio Nacional de Adrogué, donde también tienen sus actividades las escuelas secundarias Nº11 y la Nº13. Esta obra permitirá descomprimir la sede situada sobre la calle Espora.

Leé también:  Cuidar los votos, la estrategia de los intendentes de la región

“El año que viene las clases van a comenzar acá. Era un compromiso que asumimos cuando llegamos y lo estamos haciendo realidad, al igual que nuestra Universidad Nacional Guillermo Brown”, remarcó Cascallares. Por su parte, Micaela, una alumna del Instituto expresó que durante años venían “reclamando por todas partes sin obtener resultados” y que “la decisión política del Municipio de poner fondos propios para poner en marcha la obra es un verdadero orgullo y un sueño cumplido”.