La capacidad de compra de los abuelos sobre productos de la Canasta Básica Alimentaria se redujo un 21,3% desde diciembre de 2017.

Los jubilados son unos de los grupos sociales que más perdieron en la era de Mauricio Macri como presidente. A raíz de la reforma previsional aprobada en 2017 que modificó el cálculo de los aumento, cada jubilado perdió $9.720 en relación a la inflación, incluso contemplando el 11,8% previsto para marzo.

Los datos surgen del informe semanal publicado por el Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) basado en datos que se desprenden de la ANSeS, el Indec y el Banco Central.

Leé también:  Frenan la entrega de harina ante la incertidumbre por el dólar

“Con la reforma de la fórmula de movilidad de diciembre de 2017, los jubilados se vieron fuertemente perjudicados y empezaron a enfrentar jubilaciones sensiblemente menores en términos de poder adquisitivo sin volver a recuperar niveles de poder de compra previos”.

De hecho, la capacidad de compra de productos de la Canasta Básica Alimentaria se redujo un 21,3%.

El panorama no es para nada alentador: en un análisis integral, el empeoramiento de las jubilaciones rondará un 14% a mediados de año. Desde 2018 hasta junio del corriente, quienes cobran la mínima se estima que perderán $12.179 en relación a la inflación.