La ministra de Seguridad minimizó las muertes producto del estallido social en el país vecino desde el toque de queda que accionó el presidente Piñera.
Los carabineros reprimieron durante el toque de queda.

"Hay que ver si los 11 muertos en Chile son por la represión". La ministra de Seguridad Patricia Bullrich salió a justificar la contención que ejerció Gobierno chileno sobre los miles de manifestantes en el marco de un duro tarifazo. Durante el toque de queda hubo 15 muertos, a causa del accionar del ejército.

"Piñera está en guerra", consideró la ministra y evaluó en términos de "insurrección" el estallido social. "El Estado chileno tiene que poner orden porque lo que pasa allí no es una protesta social, sino que es una insurrección", opinó Bullrich en el programa "De acá en más" que conduce la periodista María O'Donell en la FM Metro 95.1.

Leé también:  Lomas: intervenciones artísticas de lucha en repudio al golpe en Bolivia

"Piñera está en guerra. ¿Cómo está sino? Si le están incendiando medio país", consideró la Ministra.

"El descontento social no puede terminar en esta violencia. En una rebelión como la que hay en Chile es inevitable que haya muertos", sostuvo la funcionaria.

En tanto, el balance de muertos por las protestas que se registran en todo Chile ascendió esta madrugada a 15 tras el hallazgo del cadáver de un hombre que murió electrocutado en medio del saqueo a un supermercado en el centro de Santiago.

Carabineros confirmó que encontró el cuerpo en el interior del local al llegar a la zona tras

Antes de la medianoche la Armada confirmó otro fallecido, en la ciudad de Talcahuano, a unos 500 kilómetros al sur de la capital, tras ser atropellado por un camión de la Armada cuando los soldados llegaron a intervenir en otro saqueo.

Leé también:  Carlotto pidió que los funcionarios del Gobierno de Macri "sean juzgados"

EL CONFLICTO. Santiago y toda la región Metropolitana, a la que pertenece la capital, estuvieron por tercera noche consecutiva bajo toque de queda, medida extendida en la región de Valparaíso, la provincia de Concepción, y las ciudades de Antofagasta, La Serena, Coquimbo, Rancagua, Talca y Valdivia.

Grupos violentos radicalizaron una protesta social debido al alza del precio del subte de Santiago como detonante y que derivó en masivas manifestaciones que derivaron en choques con la policía, barricadas, incendios y saqueos.