Gran triunfo del Tricolor en Adrogué. Fue superior al puntero San Martín de Tucumán y le ganó por 1-0 con gol de Santiago Echeverría. Tres puntos que suman mucho para zafar del descenso y redoble el espíritu de un plantel que aspira a estar más arriba.
El festejo de Santiago Echeverría, que le cabeza le dio una necesaria victoria al Tricolor. (Prensa Brown).

Con un gol de cabeza de Santiago Echeverría, Brown de Adrogué venció a San Martín de Tucumán, líder de la Zona B del Torneo de Primera Nacional, y tomó aire en su lucha por escapar del puesto de descenso. Con este triunfo, el Tricolor llegó los 24 puntos.

Un gran trabajo del equipo de Pablo Vico, con puntos altos en todas sus líneas. Es la segunda victoria en el Lorenzo Arandilla, donde a partir de ahora Brown buscará que sea una fortaleza hasta la finalización del torneo. Para el Santo, fue la segunda caída consecutiva. Festejó también Defensores de Belgrano, que quedó a tres unidades.

Desahogo. Grito de guerra. Brown ganó un partido clave. De esos que suelen ser el punto de partida de una recuperación anímica y futbolística. Estuvo a la altura de lo que le propuso el puntero. Firme en defensa, batallador en el medio y punzante arriba.

Pudo haber destrabado el marcador a los 11 minutos, pero Adrián Gariano no marcó el penal por mano de Luciatti luego de remate de Echeverría. La jugada siguió y Arce voló contra su palo derecho para desviar el intento de Molina. Muy buen partido del ex Almirante Brown, con chances de gol y llevando peligro constante por las bandas.

La visita inquietó a través de Pons. Aguantó la pelota, fabricó espacios y buscó siempre el gol. Con un remate cruzado puso en aprietos a Ríos, que después le sacó del ángulo un tiro a Barrios. Pero Brown terminó mejor la etapa, con Nieto y Molina avisando.

El Tricolor jugó un gran partido y le dio otro golpe al puntero. (Prensa Brown).

A pesar de estar mejor plantado, los primeros minutos del complemento fueron favorables a la visita. Pons hizo una perfecta jugada individual donde Sapetti alejó el peligro y en la siguiente el goleador recibió de Matos y remató apenas arriba.

Brown volvió a acomodarse, y a los 15 minutos pegó el grito. Córner de Enrique y limpio salto de Echeverría que metió el frentazo inatajable para Arce. Revancha para el zaguero luego del penal que no le dieron en el primer tiempo.

El gol fortaleció al local y bajó la tensión de los tucumanos. San Martín no tenía claridad y espacios. Los volantes contuvieron, mordieron y quitaron y los del fondo no dieron un centímetro de ventaja. La visita perdió la compostura y terminó a los centros buscando alguna cabeza salvadora. El Tricolor resistió, no pasó sustos y se abrazó a una victoria que se hizo desear, pero que ratificó lo bueno hecho en las últimas fechas.