En otro flojo partido, Tricolor igualó 1-1 con Gimnasia de Mendoza y sigue sin poder salir del fondo de la tabla de posiciones de la Primera Nacional.
El equipo de Vico suma siete partidos sin ganar de local.

Brown de Adrogué continúa sin ganar en el Lorenzo Arandilla y no puede tomar respiro en el fondo de la tabla de posiciones. Esta vez, en otro flojo partido, igualó 1-1 con Gimnasia de Mendoza y sumó su séptimo partido sin conseguir los tres puntos en Adrogué.

Ya es una constante ver a Brown tener la iniciativa del partido, sostener el trámite, crear situaciones y de repente encontrarse abajo en el marcador. Esta vez, estuvieron repartidas las acciones frente a los arcos, pero el que primero facturó fue Gimnasia.

El grandote Marronkle avisó con un cabezazo arriba, contestó Nieto con un disparo que Marchiori mandó al corner y de esa jugada una corrida de Cortéz encontró solo a González en el punto penal, pero el remate del volante se fue increíblemente afuera.

Leé también:  Brown refuerza el mediocampo con el regreso de Brian Gómez

Por derecha, Contreras marcaba diferencias. A veces no terminaba bien las jugadas, pero se mostraba como el jugador más desequilibrante del local junto a Nieto que se movía por delante de la línea del mediocampo, dejando su habitual banda a Stegman.

El mayor porcentaje de tenencia de balón no le dio réditos a Brown. Y de un tiro de esquina (se pidió mano previa) Aguirre metió un buscapié y Marronkle la desvió al fondo del arco. Los de Vico se fueron al vestuario en desventaja, debiendo remarla en el complemento.

Apenas seis minutos le llevó al técnico ensayar la primera variante: Gastón Grecco por Burgos. Y al toque llegó el empate. Tiro libre de Nieto que desvió Molina de cabeza al gol. Hasta el cuarto de hora fue lo mejor del Tricolor. Otra vez Molina quedó cara a cara con Marchiori, pero el arquero le adivinó el intento por arriba del goleador.

Leé también:  Brown arrancó la pretemporada en Balcarce
Ezequiel Bonacorso en una acción ofensiva de Brown.

Después, Brown se debatió en una búsqueda casi desesperada, con muchos centros sin consecuencias, pero sin acciones claras. Y de no ser por Ríos casi lo pierde a los 45 minutos. Ramírez le puso una asistencia perfecta a Berterame y el Laucha le ganó el mano a mano. Después, el cabezazo de Grecco se fue muy alto, en la última de la tarde.

Un punto que lo alejó del último puesto, pero que no alcanza para que Brown despegue en lo inmediato. La realidad es esta, al equipo todo lo cuesta y este presente dista mucho de las campañas pasadas. Hoy le toca esto y deberá aunar fuerzas para salir adelante.

Piernas arriba para buscar la pelota dividida.