El equipo de Crespo fue más que el Xeneize, jugó mucho mejor, pero falló una vez en su propia área y no lo pudo dar vuelta. Fue 0-1 en el Lencho y se complica con el descenso.
Banfield masticó bronca en su estudio. Mereció más, pero pagó caro sus errores.

Banfield no mereció perder. Hizo los méritos para lograr otro resultado. Pero no pudo. Un error un puntual en el amanecer del juego lo dejó con las manos vacía ante un Boca, que fue efectivo y castigó en la única que tuvo.

El Taladro jugó bien, generó sus chances y fue más que el Xeneize. Sin embargo, el que ganó fue la visita. ¿Por qué? Aprovechó la única situación que hilvanó, a los 19 segundos (desde el vestuario como se dice) y se llevó un buen triunfo del Lencho Sola, con tres puntos que colocan como uno de los líderes de la Superliga.

Leé también:  Banfield no tomó vuelo ante el Halcón y sigue a la deriva

El gol de Soldano, que aprovechó una pifia de Vittor tras un centro Obando y definió esquinado al palo más lejano de Conde, fue determinante en las acciones del partido.

Banfield ganó el medio, pero no estuvo fino en los metros finales.

Con eso sólo, y sostenido fundamentalmente por la gran actuación de Andrada, Boca dejó a todo Banfield masticando bronca.

Ese grito impensado lo hizo arrancar de atrás desde un comienzo y lo obligó a tomar las riendas del partido. Lo hizo. Y por eso sus chances se fueron acumulando, con la fortuna en contra (hubo dos tiros en los palos) y un gran partido del ex Lanús, que respondió cada vez que lo exigieron.

En el primer tiempo, el 1 le ahogó el grito a Álvarez en un mano a mano que tenía destino de gol y luego se lució con un remate desde afuera de Urzi. Además, en esa etapa, Vittor ensayó una chilena que besó el palo ante un Andrada estático.

Leé también:  Banfield vivirá una jornada especial por los socios desaparecidos

Esta escena continuó en el complemento, con Banfield avocado al ataque y Boca replegado. Pero otra vez la fortuna le jugó en contra, esta vez con un remate de Vittor en el travesaño. Y a eso el local le sumó su propia impericia en los metros final para dar vuelta una historia que lo dejó complicado en la zona roja del descenso.