El desplome del consumo en general no presenta signos de detenerse y en el sector de electrodomésticos hubo un 32,9% menos de operaciones en el acumulado del año, mientras que en mayo, las ventas cayeron un 33,2% interanual, con picos que alcanzaron el 67%. Sin embargo, los precios de los productos subieron.

Según un relevamiento de GFK Argentina, la comercialización de PC de escritorio, notebooks y tablets se redujo un 41%; las cámaras de fotos, un 36%; calefactores a gas, eléctricos y placas, 24%; pequeños electrodomésticos (licuadoras, microondas), 22%; y grandes electrodomésticos (heladeras, lavarropas, cocinas), 9,8%, entre otros segmentos.

El repunte depende mucho de la estabilidad del dólar y de la financiación.

"Cabe aclarar que hasta mayo de 2018, se veía una tendencia general del país de recuperación, y la venta de tecnología y electrodomésticos no escapaban a tal tendencia. Además, 2018 fue un año mundialista, con lo que ello implica para la venta de televisores y con lo que dicho mercado influye en el mercado total. Además, en mayo de 2018 el Hot Sale fue muy fuerte, algo que no ocurrió en 2019", analiza GFK Argentina.

Leé también:  Cayeron un 12,8% las ventas en los súper en el primer semestre

María Leroy, Retail Manager de GFK, dijo que "según sondeos realizados con los retailers, la mayoría coincidió al señalar que se mostraron ciertos recuperos en las ventas". En relación con el programa Ahora 12, aseguró que "en un contexto complicado la medida aporta mejoras".

"Las esperanzas de mejora para el sector depende mucho de la estabilidad del dólar y de la financiación, dos grandes pilares que sufrieron mucho este año y generaron un contexto bien complejo", apuntaron desde la electrónica, donde creen que junio habrá cerrado otro trimestre para el olvido.