El proceso por los crímenes cometidos en el ámbito de Capital, en los días previos a la caída de De la Rúa se puso en marcha esta mañana en la Sala AMIA de los tribunales federales de Retiro, colmada de público. Se juzgan las responsabilidades de policías que dispararon y de funcionarios que dieron las órdenes.

represion dic 2001
La justicia federal inició hoy el juicio oral y público por los crímenes ocurridos el 20 de diciembre de 2001 en la zona de Plaza de Mayo y alrededores, durante la represión a las protestas contra el Gobierno de Fernando De la Rúa, horas antes de su renuncia.

Serán juzgadas 17 personas, entre ellas el ex jefe de la Policía Federal Rubén Santos y el ex secretario de Seguridad Enrique Mathov, en un juicio que se prevé que dure un año y en el que declararán cerca de 500 testigos, informaron fuentes judiciales.

Entre los presentes está un grupo de Madres de Plaza de Mayo, el legislador porteño Pablo Ferreyra, Luis D`Elia y Horacio Verbitsky, titular del CELS, que es cabeza de la querella contra  el ex secretario de Seguridad Enrique Mathov y el ex jefe de la Policía Federal, Rubén Santos.

Los 17 acusados serán juzgados ante el Tribunal Oral Federal 6 (TOF6) por cinco homicidios y lesiones a 117 victimas, en hechos cometidos en las inmediaciones de la Casa de Gobierno, el Congreso y el Obelisco.

Las organizaciones que integran el espacio Unidos y Organizados convocaron a manifestarse en las puertas de Comodoro Py a partir de las 9 de la mañana.

En el comunicado, a través del cual convocan a movilizarse, aseguran que "se trata de un juicio histórico, a pesar de las dilaciones que durante tanto tiempo impidieron que el mismo se llevara a cabo".

En ese sentido, señalaron que "aquellas jornadas marcaron una bisagra en la historia de nuestro país, ya que luego de muchos años de adormecimiento nuestra sociedad irrumpió en las calles para poner fin a años de crisis, exclusión y ajustes".

Desde ese espacio político, aseguraron que "junto con los asesinatos del Puente Pueyrredón, estas jornadas marcaron un antes y un después en cuanto a los métodos utilizados por el Estado para resolver los conflictos sociales".

En el comunicado, resaltaron que "esta situación se revirtió a partir del año 2003, con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia, quien tuvo la firme decisión de no volver a reprimir la protesta social".

En ese marco, recordaron que "la causa investiga puntualmente el asesinato de 5 personas en la Ciudad de Buenos Aires: Carlos `Petete` Almirón, de 24 años, Diego Lamagna, de 26 años, Alberto Marquéz, de 57 años, Gustavo Ariel Benedetto, de 30 años, y Gastón Marcelo Riva, de 30 años. La querella de Gastón Riva y Diego Lamagna es llevada adelante por Maximiliano Molina, abogado del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS)".

Asimismo recordaron que "en el banquillo de los acusados se sentará también el ex secretario de Seguridad, Enrique Mathov, y los integrantes de la plana mayor de la Policí­a Federal, a cuyo frente estaba entonces el comisario Rubén Santos".

Por otra parte, recordaron que "el ex presidente Fernando de la Rúa, quien decidió y firmó el estado de sitio sin que pasara por el Congreso, fue sobreseído por la justicia en primera y segunda instancia".

En ese sentido contaron que "el CELS presentó un recurso extraordinario que aún está pendiente en la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

Por último, enfatizaron el llamado a "movilizarse en el comienzo de este juicio importantísimo, que sirve también para recordar el país que se logró reconstruir a lo largo de esta década ganada en la que primero Néstor y después Cristina Fernández de Kirchner pusieron como eje central de sus políticas, la no represión pero también la construcción de un país para todos".