El tribunal que juzga al derrocado presidente egipcio Mohamed Mursi aplazó hoy hasta el 1º de febrero la segunda sesión del proceso por instigar al asesinato de manifestantes opositores debido a que no se presentó al juicio, informaron medios estatales.

mohamed1

Mursi no pudo ser trasladado a la Academia de Policía, en las afueras de El Cairo, desde la prisión de Burg al Arab, en Alejandría, por el mal tiempo que impidió despegar al helicóptero en el que iba a viajar.

Junto al depuesto mandatario están siendo procesados otros 14 dirigentes de los Hermanos Musulmanes, entre ellos Esam el Airian, vicepresidente del Partido Libertad y Justicia (PLJ) -brazo político de la Hermandad-, y Mohamed Beltagui, otro de sus líderes.

Los restantes acusados llegaron en vehículos blindados a la Academia de Policía, en las afueras de la capital, desde la prisión cairota de Tora y esperaron en el interior de la Academia hasta que se anunció el aplazamiento de la sesión.

Todos ellos afrontan cargos por su presunta implicación en la muerte de manifestantes y en los incidentes desatados en los alrededores del palacio presidencial de Itihadiya el 5 de diciembre de 2012.

El ministerio egipcio del Interior puso en marcha un plan de seguridad, que incluye el despliegue de miles de policías en torno al recinto donde se celebrará el juicio -el mismo donde se juzga al ex presidente Hosni Mubarak- y en todas las carreteras de acceso.

Pese a ello, cientos de manifestantes salieron a la calle en diferentes ciudades de Egipto, donde se están registrando incidentes y enfrentamientos con la policía.

En el barrio cairota de Nasr City, los simpatizantes de Mursi incendiaron un vehículo policial luego de que agentes antidisturbios impidieran el paso a una marcha que se dirigía hacia la Academia de Policía, informaron fuentes de seguridad.

Mientras, en la sureña ciudad de Asiut, un policía resultó herido y once estudiantes fueron detenidos tras los enfrentamientos en la sede de la universidad de Al Azhar en esa ciudad, según la agencia de noticias EFE.

No se trata del único caso al que se enfrenta Mursi, que deberá responder también ante la justicia por revelar información clasificada a países y organizaciones extranjeras, como Hamas, y por huir de prisión durante la revolución de enero de 2011.