El enganche, proveniente de Colón, admitió que el técnico Milrayitas tuvo mucho que ver en la decisión que tomó. Sabe que llega en un momento delicado del club, y además expresó qué le hizo aceptar la propuesta para volver a Buenos Aires.
Facundo Silva, el nuevo enganche de Los Andes, valoró mucho la palabra del entrenador.
Facundo Silva, el nuevo enganche de Los Andes, valoró mucho la palabra del entrenador.

El técnico de Los Andes, Aníbal Biggeri, contó para la recta final del Torneo de Primera B Nacional con los jugadores que le solicitó a la Comisión Directiva, con el único objetivo de mantener al Milrayitas  en la divisional.

Uno de ellos fue el volante ofensivo Facundo Silva, procedente de Colón de Santa Fe. El jugador, oriundo de La Plata, confesó que el llamado del entrenador fue clave para su decisión de llegar a Lomas.

“Aníbal se interesó bastante en mí. Tuve una situación de mucho tiempo sin jugar. Él me llamó y me convenció, lo noté muy convencido. Y después ya fue una decisión mía”, afirmó.

Leé también:  Apretado por los números, Los Andes juega en el Sur

Las lesiones fueron una constante del Monito en su estadía en Santa Fe. Respecto a eso, dijo: “En Colón la pasé mal,  estuve  mucho tiempo lesionado, no tuve desgarros, sí una fisura en la rodilla, y una fractura en el peroné que fue lo más largo. Me costó seis meses de recuperación, sin poder jugar, y me costó entrar en ritmo de juego”.

A partir de esos contratiempos, Silva dio vuelta la página y tiene en Los Andes una oportunidad para recuperarse y darle una mano importante al plantel, que la necesita y mucho. Por eso, le dejó un mensaje al hincha de Los Andes: “Hoy estoy bien. Hace tres meses que comencé a entrenar con el grupo de Godoy Cruz y la verdad que me hace falta una pretemporada, fue una decisión que tomé para arrancar rápido y a la par del grupo”.

El platense, de 29 años, ya enfrentó a Los Andes vistiendo la camiseta del Ferroviario de Santiago del Estero.

“ganás dos o tres partidos y te ponés arriba. Primero hay que pensar en eso, tratar de salir un poquito más, pero no debemos dejar de vista entrar al Reducido”.

De su nueva etapa profesional, consideró que llega “a un grande la categoría”. “La verdad que ahora Los Andes no está pasando un buen momento, pero ojalá que podamos poner al club donde se merece”, destacó el jugador que pasó por Arsenal de Sarandí, Defensa y Justicia, San Jorge y San Martín (ambos de Tucumán), Central Córdoba, Godoy Cruz de Mendoza y Colón de Santa Fe.

Leé también:  Los Andes apuesta por un equipo muy ofensivo

Su llegada a Los Andes encuentra al equipo último en las dos tablas (general y promedio, con siete unidades y un coeficiente de 1.162, que comparte junto a Quilmes).

Tomando este parámetro, Silva advirtió que “ganás dos o tres partidos y te ponés arriba. Primero hay que pensar en eso, tratar de salir un poquito más, pero no debemos dejar de vista entrar al Reducido”.

Bajar de categoría no es un problema para el enganche, tampoco tener que pelear el descenso. A la hora de su determinación, Silva pensó en su familia y aceptó el desafío.

“Se ponen muchas cosas en la balanza. Hace seis u ocho meses que vengo sin competencia y la palabra de técnico fue muy importante. Después otra de las prioridades fue mi familia, mi hijo. Estuve tiempo lejos, y con esta posibilidad de estar en Buenos Aires voy a estar más cerca de él”, comentó quién a partir del partido con Gimnasia y Esgrima de Mendoza buscará su camino.

Leé también:  Otra vez en Lomas, Los Andes le apunta al funcionamiento

“Vuelvo a repetir, Aníbal  fue muy importante en darme confianza y convencerme, así que uno después se lo ganando dentro de la cancha. Ojalá que salga todo bien para el club”, finalizó.