El artista, que es parte de “La Peña de Morfi”, saldrá a escena este viernes en formato virtual con una propuesta muy parecida a la que hacía en formato presencial. Es a beneficio de la Subcomisión de Veteranos.
La cita es el viernes.

Alejandro Gardinetti, un humorista con un larguísimo recorrido y que es parte del staff de “La Peña de Morfi”, se presenta este viernes a las 22.30 a través de Zoom en Talleres de Remedios de Escalada.

Sin poder salir a escena en el formato tradicional, este artista sigue haciendo de las suyas con la tecnología como aliada. “Es como si fuera un espectáculo de la tele, más allá de que en la tele tenés más movimiento. El celular es como la cámara”, le cuenta a La Unión.

Esta presentación está organizada por la Subcomisión de Veteranos y lo recaudado será destinado al sistema de iluminación de la cancha auxiliar de la institución de Escalada.

“Con el público presente, vas viendo el recorrido del chiste, vas viendo cuándo se va a reír cada uno, el Zoom es una experiencia de la que te vas nutriendo, igual les voy viendo la carita. A veces silencian los micrófonos y otra veces no, de esa forma me ayudan a manejar los tiempos del show y se escucha la risa en vivo”, explica.

Leé también:  Rock, folklore y cumbia, en “La Peña de Morfi”

Alejandro adelanta que estas presentaciones virtuales mantienen “un 80%” de los shows presenciales y sólo quedan afuera algunos “chistes visuales”, siempre tanteando previamente con el público que se va a topar.

“Trato de hablar antes y saber si hay chicos y cómo viene la mano. Yo no soy muy verde igual y los chicos de hoy están avisadísimos, te cuentan cada cosa”, apunta.

“Nunca me pasó que un show haya fracasado", dice.

DERECHO AL HUMOR. Alejandro Gardinetti cursaba segundo de Abogacía en la Universidad Nacional de La Plata, su ciudad, y vendía perfumes, pero el destino quiso que tenga otro oficio.

“Empecé haciendo imitaciones, como Pepe Marrone, Mareco, Muñoz, casi de casualidad y en los cumpleaños. Mis amigos me decían que me tenía que dedicar al humor, un poco fue el destino”, recuerda.

De sus comienzos, por “el pancho y la Coca”, lleva tres décadas en los escenarios, casi siempre en espectáculos unipersonales.

Leé también:  Listorti, Villarreal y Almada protagonizan la comedia virtual "Tertawa"

“Me acostumbré y me siento más cómodo. Tiene la ventaja de que te llevás todos los aplausos, y la desventaja de que si sale mal es toda tu responsabilidad. Lo que hago es humor puro, me apoyo sólo en la palabra, no uso ni una pantalla ni otra cosa”, explica.

Además, en estos días de cuarentena recibió mensajes posteriores a sus shows virtuales, en especial porque el público necesita un poco más de humor en medio de la pandemia.

Admirador de Luis Landriscina, a pesar de tengan estilos distintos, tiene algunas perlas en su anecdotario.

“Nunca me pasó que un show haya fracasado. Pero en los eventos privados siempre hay alguien con cara de culo y no sabés por qué, quizás porque se quiere ir y no puede. También en los eventos pido la hoja de ruta y que no pongan cuándo están sirviendo la comida, y que le pidan un vivo al mozo en medio de un chiste. Les pido, por ejemplo: 'Poneme entre el plato caliente y el postre'”, cierra.

Mas info: entradas, $200.