El Presidente habló por teléfono este domingo por la tarde con el titular de la empresa, Guillermo Nielsen, y le pidió que deje sin efecto la medida.
Muchos automovilistas aprovecharon hoy para cargar para evitar la suba.

Cuando parecía que el aumento de los combustibles era un hecho, Alberto Fernández intercedió este domingo ante el titular de YPF, Guillermo Nielsen, para que deje la medida sin efecto debido al impacto que la medida podía llegar a tener en la economía.

Fuentes del Gobierno confirmaron que la decisión de dar marcha atrás con la suba fue del Presidente y argumentaron que la decisión se adoptó porque “ahora no es el momento de sumarle presión a la inflación” por la situación que atraviesa Argentina.

Si bien aún no había sido comunicada la decisión oficial, fuentes de YPF -que tiene alrededor del 58% de la participación de mercado- habían confirmado esta mañana que a partir de esta medianoche las naftas sufrirían un incremento del 5%.

Leé también:  Sin cambios hasta el 16 de agosto: “No estamos ante una gripe más”

Mientras, desde Axion y Shell habían adelantado que si se confirmaba el ajuste en las estaciones de servicio de la empresa estatal, ellas seguirían el mismo camino.

Hace una semana dueños de estaciones de servicio habían advertido que los valores estaban atrasados, como mínimo, un 8%. Y, con la actualización del impuesto a los combustibles líquidos (ICL) por la inflación pasada, la diferencia ascendería a un 15%.

En 2019, el valor de la nafta aumentó en nueve ocasiones y sumó en total un 41%. Esto es menor al 55% estimado de inflación para el año y por debajo del 60% que se incrementó el tipo de cambio oficial.

Según fuentes cercanas al Presidente, Fernández habló este domingo por la tarde con Nielsen y le pidió que dejara en “stand by” la medida. El economista días atrás le había elevado un pedido para actualizar el precio de los combustibles al 10% que luego redujo al 5%.

Leé también:  Alberto Fernández: "Digamos nunca más a una política que judicializa los disensos"

En el Gobierno aseguran que nunca hubo una autorización de la Casa Rosada para que YPF retoque los precios. "Todas las tarifas están congeladas por seis meses. En ese contexto, no pueden subir el combustible. Además ganaron mucha plata en estos años", apuntó una fuente oficial.

Con esa intervención formal de Fernández en persona, el congelamiento resuelto para otros sectores -como gas, electricidad y transporte- se extiende, al menos de palabra, a los combustibles, uno de los sectores de impacto más directo en la inflación porque los aumentos derraman sobre los fletes y la producción y eso se contagia a los precios.