La joven gimnasta del Defensores de Banfield y de la Selección Argentina sigue al pie de la letra la rutina de sus entrenadores para mantenerse en estado. “Es un trabajo en conjunto entre los profe, Meliné y su familia”, señaló una de sus técnicas.
Meliné es una de las niñas prodigio del Defe.

La pandemia del Coronavirus significó un cimbronazo a nivel mundial desde todo punto de vista. Y los deportistas no escapan a esta realidad. Por eso, en medio del aislamiento social obligatorio y sin la posibilidad de salir de sus casas, agudizan el ingenio para mantener una rutina de entrenamientos y no perder el estado físico.

Así, de esta manera, transita sus días la gimnasta del Defensores de Banfield y de la Selección Argentina, Meliné Mesropian, junto a todo su equipo de trabajo. Y el objetivo que persiguen es concreto: no perder la condición física y estar preparada para la vuelta de la actividad.

En ese sentido, Mariela Lesci, una de sus entrenadoras junto a Ezequiel De Souza y Laura Ignatti, remarcó que las limitaciones son “enormes” para continuar con una rutina habitual y por eso marcó que es “fundamental” mantener el estado físico.

“Nosotros trabajamos sobre aparatos, los cuales Meliné hace más de diez días no toca y eso traerá complicaciones a la hora del regreso. Por eso lo importante es no perder la condición física, que se mantenga fuerte y flexible para cuando se retome la actividad”, resaltó la entrenadora en diálogo con Diario La Unión.

Leé también:  Cómo es la nueva excepción que habilita a realizar mudanzas en la región

Para sobrellevar esto, los entrenadores se comunican vía whatsapp con la joven deportistas y siguen de cerca la rutina de entrenamientos que le entregan todos los días, los que están divididos en tres bloques: uno a la mañana, otro a la tarde y el último a la noche.

El primero, que arranca a las 9 de la mañana, se basa en un bloque de preparación física; el segundo, que empieza a las 15, se enfoca en desplazamientos, movilidad gimnástica, flexibilidad específica, trabajo de alineación de un aparato y un segundo bloque de preparación física; y el último, a las 20, trabaja movilidad articular, flexibilidad general y el último bloque de preparación física. Dentro de estas sesiones, además, se realizan trabajos diarios de danza clásica guiados por Ignatti.

“Si bien hay limitaciones espaciales y de materiales, hay muchas cosas que puede realizar en su casa y lo estamos llevando a cabo, ya que se llevó varios elementos (colchonetas, cubos, pesas, tobilleras, theraband, carritos y sliders, entre otros) para continuar con los entrenamientos. Lo que se pierde es el detalle de la corrección y el acompañamiento que solemos tener”, remarcó.

Leé también:  Cómo se reinventó una fábrica de alfajores de Lomas para sobrevivir a la cuarentena

Y en ese sentido, Lesci agregó: “Tenemos que tratar que el ánimo y el espíritu de trabajo se mantengan, que encuentre la motivación para continuar trabajando con las mismas ganas todos los días. Por eso le pedimos a la familia que nos acompañen más que nunca, que todos gocen de una buena y sana alimentación, que charlen con ella, que le pregunten como está, cómo se siente entrenando para que ella sienta que su familia también está presente, predispuesta a ayudarla en lo que necesite”.

HAY TAREA PARA LA CASA. Al igual que Meliné, todos los integrantes del equipo de gimnasia artística del club Defensores de Banfield reciben diariamente entrenamientos para realizar en sus casas. “La intención es que sigan trabajando con algunos de los elementos que se trabajan en el gimnasio y con esto colaborar en el bienestar y buen pasar de nuestras gimnastas y de sus familias”, remarcó Lesci.

Y concluyó: “Todos los deportes del Defe están realizando esta dinámica de trabajo físico domiciliario durante la cuarentena. A eso, a su vez, se le suma que todos los profesores envían desafíos, adivinanzas, juegos y dibujos para colorear, ya que hay que cuidar el cuerpo, la mente y el alma de los chicos”.