Las concesionarias automotrices de Lomas coincidieron que el plan lanzado por el Gobierno Nacional Junio 0 KM (que ahora se extendió a julio), con descuentos entre $50 mil y $90 mil en el precio final de los vehículos nuevos, no tuvo impacto en las ventas, aunque sí se percibieron más consultas por marcas y montos.

Las concesionarias por su parte aportan más bonificaciones para poder abaratar costos y llegar a la gente.

En un relevamiento realizado por el Diario La Unión a concesionarias oficiales ubicadas en el centro de Lomas tales como Ford, Fiat, Renault y Peugeot, se observó que las ventas comparadas a diciembre de 2018 se desplomaron en más del 50%, por lo que la mejora circunstancial respecto al mes pasado, un poco más del 2%, no es significativa en la sumatoria final.

Cabe destacar que, además del descuento otorgado por el Gobierno en conjunto con las fábricas automotrices, las concesionarias por su parte aportan más bonificaciones para poder abaratar los costos, llegar a la gente y aumentar las ventas. De esta manera, el Ford Ka, el Fiat Mobi, el Renault Kwid y el Peugeot 208 son los vehículos más económicos, consultados y vendidos: sus precios oscilan entre $387 mil y $554 mil. Ya si los lomenses buscan autos más amplios para mayor comodidad pueden encontrar la Ford Eco Sport ($610 mil), el Fiat Argo ($642 mil), el Renault Duster ($662 mil) o el Pugeot 308 ($768 mil).

Leé también:  Otra autopartista cerró: más despidos

“La gente no cree en el descuento y desconfía del plan”, explicó Paula Navarro, quien se desempeña como vendedora en Fiat, en una búsqueda para explicar la situación adversa que atraviesan las concesionarias. A su vez agregó que la situación del país está muy difícil y que los vecinos destinan el dinero a cubrir las primeras necesidades personales, familiares y del hogar.

Sobre el movimiento de potenciales clientes, Maximiliano Sánchez, empleado de Renault, coincidió con su colega y aseguró: “Las personas entran, consultan y se van. El mes pasado bajó muchísimo el trabajo”.

A la hora de hablar de los autos usados, las opiniones se encuentran divididas: por una parte aseguran que crecieron las ventas y que los vecinos se inclinan por esa opción, mientras que por otro lado indican que, debido a los descuentos, hay quienes se esfuerzan por comprar un vehículo nuevo, pese al elevado precio para “sacarlo a la calle”.