Pese a que no se cumplieron todos los requisitos planteados por los gremios agrupados en el FUDB, se aceptó la oferta del Gobierno. Prometen pagar lo descontado a los maestros que «recuperen objetivos y contenidos pedagógicos para resguardar el aprendizaje de los estudiantes». Suteba señaló que se “reserva el accionar por el cumplimiento efectivo”. ¿Se abre un frente de lucha?
Vidal: «Dejamos atrás un conflicto con los gremios, lo hicimos con diálogo y responsabilidad».

La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, celebró que los docentes acepten el acuerdo ofrecido por su Gobierno para cerrar la negociación paritaria pero no cumplirá con todas las exigencias planteadas por los gremios, lo cual abre la posibilidad de un frente de lucha.

Leé también:  No empezarán las clases: gremios docentes lanzaron un paro de 72 horas

El aumento aceptado por los gremios es del 15,6% en concepto de la pérdida adquisitiva del salario durante 2018 (a pagarse un 5% en marzo y 10,6% en julio), mientras que para este año se establece una revisión trimestral en función de la inflación con cláusula gatillo.

«Dejamos atrás un conflicto con los gremios, lo hicimos con diálogo y responsabilidad», dijo la gobernadora, acompañada por el director general de Cultura y Educación, Gabriel Sánchez Zinny; y el ministro de Trabajo, Marcelo Villegas.

Suteba, uno de los gremios mayoritarios, si bien refrendó la oferta de Vidal consideró una “reserva de accionar por el cumplimiento efectivo” si se deja sin efecto los sumarios a docentes por ejercer el derecho a huelga, las obras que se requieren para que las escuelas sean “seguras”, y el no descuento de los días de paro a los maestros.

Leé también:  Sonia Alesso: “El 70% de los maestros son pobres"

No obstante, los funcionarios señalaron que si bien se descontarán los días de paro, se les pagará a los maestros que «recuperen objetivos y contenidos pedagógicos para resguardar el aprendizaje de los estudiantes».