Se movilizaron hasta la sede central de la empresa, que está en la Ciudad de Buenos Aires, y presentaron un petitorio ante las autoridades. Exigen que se ponga en marcha la obra denominada “Vétere 2” que ya está aprobada, pero nunca se licitó.
Los vecinos fueron recibidos por representantes de la empresa.

Cansados de las demoras y las promesas incumplidas, vecinos de Centenario y Banfield Oeste se movilizaron hasta la Casa Central de AySA en la Ciudad de Buenos Aires para exigir que la empresa inicie la obra de ampliación de la red cloacal denominada “Vétere 2” que comprende la zona de Las Heras, Martín Rodríguez, 12 de Octubre y Payró.

El proyecto de construcción de la red secundaria en la zona desde hace años se encuentra a la deriva y se viene postergando. Si bien en 2016 el Gobierno nacional y AySA ratificaron un convenio para avanzar en la licitación de los pliegos en 2017 con el objetivo de poner en marcha y habilitar el servicio en 2019, las obras ni siquiera se adjudicaron.

“Hoy el proyecto se encuentra aprobado, pero de momento no hay una fecha estimativa de inicio del proceso licitatorio. Mínimamente, si mañana empieza a avanzar todo, la gente va a tener que esperar, al menos, dos años para poder tener acceso a las cloacas”, explicó un funcionario del Municipio que acompaña de cerca el reclamo de los vecinos.

si bien aysa y el gobierno se comprometieron a licitar la obra en 2017, el proyecto nunca se adjudicó y está paralizado.

Ante esta situación, desde el Gobierno local exhibieron su preocupación. El intendente de Lomas, Martín Insaurralde, aseguró que “son varias” las obras que actualmente se encuentran paralizadas en los barrios” e instó a que AySA “cumpla” con los compromisos asumidos.

Leé también:  Lomas: el Municipio acompaña a los vecinos en el reclamo a AySA

“Hay vecinos que desde hace décadas esperan una respuesta para acceder a algo tan básico como es el servicio de las cloacas. Desde el Municipio estamos cerca de la gente, escuchando sus reclamos y asistiéndolos, pero es hora de que la empresa y las autoridades den una respuesta y cumplan con lo que prometieron por escrito”, resaltó.

A fines de la semana pasada, un grupo de vecinos Banfield se concentró frente a la sede central de AySA, ubicada en Tucumán al 700, y presentó un petitorio con decenas de firmas para exigir el inicio de las obras. Algunos fueron recibidos por una representante de la empresa que se comprometió a analizar el tema en los próximos días y fijar una fecha para un futuro encuentro.

“Fuimos recibidos por la licenciada Verónica Rodríguez que nos atendió de manera muy amable y nos explicó que entre la semana que viene y la otra nos iba a dar una fecha de reunión para poder conversar de este tema con todos”, señaló una de las vecinas que encabezó el reclamo y presentó formalmente el petitorio.

Leé también:  Lomas: el Municipio acompaña a los vecinos en el reclamo a AySA
Llevaron carteles para visibilizar sus reclamos.

El documento que presentaron resalta que “es de suma importancia” que el barrio cuente con las cloacas cuanto antes “no sólo para ganar en calidad de vida”, sino por los “costos elevadísimos” que deben afrontar periódicamente las familias para contratar un camión atmosférico, a veces una vez por mes o más, para vaciar los pozos ciegos.

“Es muy costoso lo que sale destapar los pozos”, resaltó Cristian Castelucci, uno de los vecinos afectados. “Aparte, en la zona las napas están muy altas y es un desastre lo que pasa cada vez que llueve. No se puede vivir así”, agregó.

El delegado de Banfield Oeste, Pablo Macaino, explicó que “hay un desfinanciamiento notorio en obras que ya están aprobadas y que deberían estar terminadas en Lomas”. Por lo que consideró que la empresa “tendría que dar una respuesta”, ya que se trata de “un compromiso asumido con el Gobierno nacional, como consta en distintos convenios”.

“Son obras fundamentales, sabemos que son muy complejas, y que comprenden un financiamiento muy costoso del Gobierno nacional. Pero los vecinos están peleando por lo que les corresponde”, apuntó el delegado.

Tras el compromiso de los representantes de AySA, los vecinos ahora esperan que las obras se reactiven de una buena vez. “Esperemos que ahora cumplan. Esperemos”, repiten.