Para un rincón del jardín, como pisapapeles o simplemente como elemento para lucir. Pueden ser el centro de atracción de una casa.

MATERIALES:

  • Piedras
  • Acrílicos y barniz semi mate
  • Enduido
  • Lápiz
  • Pinceleta y pincel chato y redondo fino

1. Resultado final

2. Lavar y secar la piedra. Con pinceleta, aplicar dos manos de blanco para que luego resalten los colores. Si la piedra fuera rugosa, se puede dar una capa delgada de enduido y una vez seca lijar.

3. Dibujar el diseño, continuando las líneas de las franjas del cuerpo del gato, para el revés de la piedra. Con pincel chato pintar cada sector con acrílicos. Usar los colores plenos, sin diluir ni esfumar.

4. Con el pincel redondo fino y acrílico negro a punto tinta, delinear cada sector del diseño, delimitando la separación entre un color y otro. Marcar los bigotes. Con blanco iluminar los ojos. Dejar secar.

5. Con el mismo pincel fino y blanco o amarillo de Nápoles hacer puntos, rulos o guardas de arabescos en franjas alternadas del dibujo para darle movimiento al diseño.

6. Detalle posterior: las franjas dibujadas en el revés se pintan con los mismos colores, dando continuidad a las del frente. Proteger con tres manos de barniz.