Una original pieza que a la vez funciona como álbum. Pasando las hojas con distintas fotos, renovamos la portada en ambas caras.

Materiales:

  • Carpeta pequeña para fichas
  • Cartón fino
  • Tijera, cúter y regla
  • Papel madera
  • Cola vinílica
  • Pincel
  • Acetato transparente
  • Pegamento universal
  • Sacabocados y ojalillos
  • Acrílicos blanco y negro
  • Barniz acrílico

1. Resultado final

2. Doblar las tapas de la carpeta, quebrándolas hacia afuera a la altura del fuelle, de modo que los ganchos queden hacia arriba. Cubrir toda la estructura con papel madera rasgado a mano y cola vinílica (cartapesta). Darle firmeza con un total de 3 capas, dejando secar bien entre una y otra.

3. Con cartón fino realizar las “hojas” que llevarán en su interior las fotos. Realizar dos piezas por hoja, una con lengüetas que coincidan con la distancia de los ganchos de la carpeta. Calar la ventana interior de ambas con cúter.

4. Con el sacabocados perforar el centro de las lengüetas. Pintar las piezas con acrílico negro mezclado con una parte de barniz. Dejar secar. Preparar tantas piezas como fotos se deseen colgar.