El patovica recordó que tuvo que sacar del boliche a Benicelli y a Thompsen luego de que observó que se habían peleado con un grupo de chicos entre los que estaba Báez Sosa.
estaba "sacado" cuando lo sacó del local y que lo vio "muy agresivo", dijo el patovica.
estaba "sacado" cuando lo sacó del local y que lo vio "muy agresivo", dijo el patovica.

Uno de los patovicas que trabajó en el boliche "Le Brique" la noche en que asesinaron a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell dijo hoy que Máximo Thomsen, uno de los diez rugbiers que permanecen detenidos por el crimen, estaba "sacado" cuando lo sacó del local y que lo vio "muy agresivo".

"Después de que lo saqué a Matías Benicelli (por otro de los acusados presos) porque lo veo pegándole a dos chicos tuve que lidiar con Thomsen. Cuando lo saco me pone una mano en el hombro y me frena. Estaba como sacado y muy agresivo", aseguró esta tarde a C5N el personal de seguridad Cristian Gómez.

El patovica recordó que tuvo que sacar del boliche a Benicelli y a Thompsen luego de que observó que se habían peleado con un grupo de chicos entre los que estaba Báez Sosa.

"A Benicelli veo que le pega a uno y cuando le iba a pegar a otro, lo trabo. Ahí aparece Thomsen y me agarra del hombro para frenarme. En ese momento lo veo a mi jefe y le señalo que lo saque", relató Gómez y agregó que ante esa situación le indicó a Thomsen que tenía que salir junto a su amigo.

En esas circunstancias, él acompañó a Benicelli hasta la puerta y le dijo que lo soltaba pero que no siguiera pegando, pero el joven le dijo que "él no pegó".

"Benicelli estaba sobrio, lo note bastante ágil", afirmó Gómez.

En tanto, el patovica remarcó que las marcas en la cara que presentaba Thomsen podían ser producto de cuando se quiso liberar de la toma que le hicieron los empleados de seguridad para sacarlo del boliche.

Gómez añadió que él observó en los videos del boliche que la víctima había intentado frenar la pelea dentro de "Le Brique" y que al echarlo del boliche fue cuando se le rompió la camisa.

A su vez, el patovica dijo desconocer si los amigos de Báez Sosa le pidieron ayuda a sus compañeros una vez ocurrida la agresión frente al boliche.

En ese sentido señaló que en la seguridad del boliche trabajan cada noche 10 patovicas y que "solo actúan dentro del local", tal como lo indica el protocolo.

Y, por último, contó que esa noche "fue bastante intensa", que la policía "no dio abasto" y que "faltó personal" de seguridad en la calle.