Por primera vez se produjo un accidente fatal por un choque de un vehículo sin tripulante. El hecho reavivó la polémica sobre este tipo de automóviles.

Un Volvo con piloto automático atropelló a una mujer de 49 años.

El mundo avanza hacia la utilización de vehículos autónomos. Sin embargo, en esta etapa de pruebas, queda claro que la tecnología no está libre de errores.

Un automóvil propiedad de Uber conducido de forma autónoma golpeó y mató a un peatón en la ciudad norteamericana de Tempe, en el estado de Arizona. Según la declaración policial, una mujer de 49 años estaba cruzando la calle a pie con su bicicleta (pero no sobre ella) fuera del cruce peatonal. Un Volvo XC90, uno de los tantos que la empresa de transporte viene utilizando en forma autónoma, venía con un pasajero abordo, pero el vehículo viajaba con piloto automático. Tras el choque, la mujer fue trasladada a un hospital cercano y declarada muerta poco después.

Leé también:  "El Pepo" salió esposado del hospital rumbo a la Estación de Policía

Este es el primer caso de un accidente fatal que involucra a un auto autónomo, una industria que –curiosamente- ha surgido como una alternativa a intentar frenar los accidentes en carretera

Tanto Uber como Volvo aseguraron que está cooperando con las autoridades locales en la investigación de este incidente, a la vez que se solidarizaron con la familia de la mujer fallecida. “Nuestros corazones están con los familiares de la víctima. Estamos cooperando con las autoridades locales en la investigación de este incidente”, informó Uber en un comunicado de prensa.

Ahora, Volvo (fabricante de la XC90 autónoma), Uber (propietario del vehículo) y las autoridades de Tempe (quienes permitieron los ensayos en vía pública) deberán responder ante la Justicia.

Leé también:  Uber aumentó los precios

OTROS CASOS. Los accidentes con vehículos autónomos no son aislados. Empresas como Tesla, General Motors, Ford, Google y Apple también están incursionando en la tecnología y las pruebas las realizan en distintas localidades de Estados Unidos donde están permitidas como Tempe, Pittsburgh, San Francisco y Toronto.

GM ya participó de varios accidentes y en enero dos personas fueron hospitalizadas por un hecho que involucró un auto no tripulado de Ford. Incluso, el año pasado, otro Volvo de Uber con un conductor a bordo pero que se movilizaba en forma autónoma, chocó con otro auto y volcó, aunque no se produjeron heridos.