El presidente y el gobernador pactaron que las fuerzas federales seguirán trabajando en territorio bonaerense, luego de las diferencias entre Berni y Frederic.  
La foto de la unidad, entre el gobernador y el Presidente.

Después de la fuerte tensión que se disparó entre los ministros de Seguridad nacional y bonaerense en torno a cómo trabajar en ese área en la provincia más populosa del país, el presidente Alberto Fernández y el gobernador Axel Kicillof se mostraron juntos para disipar toda sospecha de división.

Tras la reunión se pactó que las fuerzas federales seguirán trabajando en territorio provincial pero "más coordinadas".

"Hablamos con total franqueza respecto de lo que necesita la Provincia y de lo que tiene la Nación. Hoy lo vamos a terminar de definir junto a la ministra Frederic y Berni. Lo hemos dicho mil veces, necesitamos a las fuerzas federales, pero de la forma más coordinada posible", afirmó Kicillof luego de la cumbre.

Leé también:  Desde el Gobierno afirman que "está creciendo el consumo"

Berni había enviado hace unos días una carta a Frederic​ pidiéndole que retire las fuerzas federales que están cumpliendo tareas de seguridad ciudadana en el territorio de la Provincia, como Prefectura y Gendarmería. Argumentó que su estadía allí ante el aumento del delito era perjudicial ante la "imposibilidad de establecer una coordinación de la estrategia" de Seguridad entre la Provincia y la Nación.

Horas más tarde, Fernández habló en radio, restó relevancia a Berni e hizo explícita su desautorización a los dichos del ministro de Kicillof, al asegurar que "no está dispuesto" a acceder a su pedido.

Berni y Frederic, juntos.

Tras la reunión entre Kicillof y Fernández, el gobernador bonaerense se reunió con Sergio Berni y con Sabina Frederic, en el que se trazó un plan de trabajo conjunto.
Berni, después del encuentro agregó: “Estamos avanzando en generar las condiciones para que los 6.500 efectivos federales puedan trabajar de manera articulada con los efectivos de la provincia”.