El miércoles a la noche se realizó una masiva asamblea de vecinos de la localidad bonaerense de Barker, en la que definieron una medida de fuerza. Este viernes no abrirán los comercios y los chicos no asistirán a clase, luego movilizarán.
Serían 120 los despedidos.

Vecinos de la localidad bonaerense de Barker, un pueblo de 1.300 habitantes a 400 kilómetros de Capital Federal se organizó casi de forma conjunta en contra de los cientos de despidos que apura la planta de Loma Negra.

Luego de una masiva asamblea realizada el miércoles por la noche en el gimnasio de la Escuela Media Nº1 de Villa Cacique, vecinos y trabajadores decidieron que este viernes no habrá actividad comercial y que los alumnos no concurran a clases, con el objetivo de mostrar un pueblo paralizado frente al conflicto laboral.

Leé también:  Trabajadores cortaron el Puente Pueyrredón por el cierre de una papelera de Quilmes

La jornada de protesta incluirá una movilización que iniciará a las 18 desde Barker hasta la sede de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA). Luego se dirigirán hacia la fábrica en una marcha de antorchas y velas.

EN CONFLICTO. La planta de Loma Negra situada en Barker, partido de Benito Juárez (en el centro este de la provincia de Buenos Aires, Argentina, a 60 km de Tandil y a 200 km de Mar del Plata) confirmó que iniciará un proceso de reducción del personal que podrían alcanzar a unos 120 trabajadores, de los 210 que hoy tiene la empresa.

El lunes 6 de mayo venció la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo en medio de un paro iniciado por los trabajadores. El miércoles, en la asamblea, dirigentes gremiales informaron que ya no dejan entrar a los trabajadores a la planta, por lo que se dispuso una guardia frente a la fábrica.

Leé también:  Triunfo obrero en Ran-Bat: reincorporan a los trabajadores

Además de los despidos, la firma habría propuesto a empleados de Barker el traslado hacia las plantas de Olavaria, Frías y Zapala. Desde la AOMA pidieron a los trabajadores que no acepten y afirmaron que “estamos resistiendo”.

Los trabajadores niegan que la industria del cemento esté en una crisis que amerite decisiones tan drásticas como los despidos masivos. Mientras que desde Loma Negra se quejan por "los altos costos de producción y logísticos que insume el funcionamiento de esa fábrica", según detallaron desde AOMA al portal Infocielo.