El plantel del Gasolero regresará el 3 de enero a los entrenamientos en el estadio Alfredo Beranger y luego realizará la parte más dura de la preparación en Tandil.
Perazzo quiere tres refuerzos lo antes posible.

Tras la derrota ante Ferro, Temperley inició las vacaciones de verano y el 3 de enero volverá a los entrenamientos para iniciar la pretemporada de cara a la recta final de la temporada de la Primera Nacional.

Con la ilusión de mantenerse en la pelea de arriba y soñar con el ascenso a la máxima categoría, el entrenador Walter Perazzo no quiere dejar nada librado al azar y ya tiene todo diagramado. Por eso, tras dos prácticas en el estadio Alfredo Beranger, el 5 viajará a Tandil para realizar la parte más dura de la preparación, con un objetivo claro: ponerse en óptimas condiciones para la segunda parte del certamen.

Leé también:  “Estamos con mucha ilusión y esperanza”

E plantel gasolero, que trabajará hasta el 15 de enero en las sierras bonaerenses, se alojará en el Hotel Libertador y los entrenamientos, en doble y triple turno, los realizará en el predio de Banco Provincia.

Ahora, ya solucionado el tema de la pretemporada, los dirigentes comenzará la búsqueda de los tres refuerzos que quiere el entrenador, uno por línea, para potenciar el plantel de cara a la recta final de la temporada e iniciar la segunda ronda de la mejor manera posible.

En ese sentido, la idea de Perazzo es clara: los quiere a tres antes del 5. Por este motivo, la dirigencia del Gasolero se moverá rápido en el receso de verano para cumplir con los pedidos de Perazzo, que se ilusiona con pelear el ascenso.