Triunfazo del Gasolero en Vicente López. Con angustia, y Matías Castro como principal figura, venció a Platense por 1-0 y se acomodó en la Zona A. Lleva cinco partidos con la valla invicta. El gol lo convirtió Nicolás Messiniti en el primer tiempo.

Matías Castro, la figura de Temperley, se anticipa al intento de Javier Rossi. Foto: Prensa Platense).

Gasolero y rendidor. Temperley se cargó a Platense, escolta de la Zona A de la Primera Nacional, y llegó al quinto lugar con 21 puntos. Otro triunfo de visitante, el cuarto de la era Perazzo, que desde su llegada logró 16 de 18 unidades. ¡Señores, despertó Temperley!

Este Temperley, que tuvo un arranque complicado, ahora se acostumbró a ser protagonista en todas las canchas. No importa el rival y lo complicado que pueda presentarse el partido en la previa. Hay un compromiso asumido y los jugadores lo captaron rápido.

Leé también:  Ayunta cerró el año jugando en Primera

En el momento menos pensado, el Gasolero clava la estocada. El partido se presentó con dominio territorial de Platense, pero sin situaciones de riesgo en la valla de Castro.
Pero cuando la pelota es de Temperley puede pasar algo. Avisó González con un remate de afuera. Y a los 19 minutos, el 10 lanzó un corner que peinó Alarcón y Messiniti le ganó la posición a Borrego por el segundo palo para marcar el gol.

La pelota volvió a ser propiedad del Calamar. Temperley se aborqueló y cerró espacios, se defendió con la pelota en los pies de Fattori, cada vez más rendidor, en las corridas de Baldunciel y la pausa y aceleración de González.

Leé también:  Para Enzo Baglivo, un mensaje de Diez
La defensa de Temprley tuvo bastante trabajo en la parte final y respondió muy bien. (Foto: Prensa Platense).

En el tramo final, apuró el equipo de Fernando Ruiz que bombardeó con centros de ambos costados. La más clara la tuvo con Susvielles y el palo izquierdo salvó al Gasolero.
Los 45 minutos finales fueron de pura resistencia. De a poco Platense fue cascoteando el arco rival, sin claridad, pero asumiendo que el rival adoptó una posición defensiva.

Y allí apareció él. ¿Quién? Matías Castro. El “1” voló ante un cabezazo de Susvielles, le puso la cara a una entrada de Bazán y a otro remate del volante. En la única que falló, Ramírez remató apenas arriba. Asís se “comió” el 2-0 en una contra con Platense totalmente entregado, pero la historia estaba escrita. Temperley despertó. A cuidarse.