Advirtieron que la crisis puede derivar en más despidos y la desaparición de ésta actividad.
Hay temor en el sector por la crisis que enfrenta.
Hay temor en el sector por la crisis que enfrenta.

El cierre de La Campagnola -tras 70 años de trabajo en Mendoza- comenzó a despertar el temor a una profundización de la crisis en el sector, que puede derivar en una seguidilla de despedidos y la “desaparición” de la actividad, según explicaron referentes del sector.

Los empresarios culparon al gobierno actual respecto al “descuido y desatención”.

No sólo la incertidumbre está puesta en lo que pueda ocurrir con los empleos en el rubro sino en toda la cadena productiva.

“La partida de una agroindustria tan importante como La Campagnola es una muestra más de esta decadencia que parece no tener fin. Esto podría derivar en la desaparición de la actividad”, dijo Alberto Carleti, presidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM), e histórico referente del negocio frutícola.

Leé también:  El Gobierno autorizó un nuevo aumento en la medicina prepaga

En tanto, Omar Carrasco, titular de la Unión Frutihortícola Argentina, lamentó la realidad que viven las firmas. “Todos estamos en una situación similar. La sensación es horrible; lo venimos advirtiendo y sabíamos que podía ocurrir con varias empresas”.