La empresa del grupo Techint tomó la decisión en medio de la disputa con el Gobierno por los recortes a los subsidios a la producción de gas.
La empresa recortó su producción en el yacimiento Fortín de Piedra.

La empresa petrolera Tecpetrol anunció que daría de baja tres de los cuatro equipos que trabajan en el yacimiento de Vaca Muerta y suspenderá a 300 trabajadores, a raíz del recorte de subsidios a la producción de gas decidido por el Gobierno de Mauricio Macri.

En medio de la disputa con el Gobierno por los millonarios subsidios al gas, la firma que integra el grupo Techint, holding conducido por Paolo Rocca, reduciría al mínimo la actividad en la zona de Fortín de Piedra, en territorio neuquino.

Ocurre que la Secretaría de Energía de la Nación modificó el criterio de cálculo correspondiente a los pagos de las compensaciones económicas previstas en la Resolución 46/2017, para el desarrollo de combustible no convencional en Vaca Muerta.

Con el cambio, el Gobierno impuso un límite a los subsidios en función de volúmenes de producción estimados inicialmente por esta empresa en su presentación de agosto de 2017 y no acorde al total de la producción del área, tal como había sido pautado originalmente.

Tecpetrol consideró que eso fue un cambio en las reglas de juego, lo que terminó afectando su plan de negocios en Fortín de Piedra y tras presentar las quejas correspondientes a las autoridades de la Nación, ahora va se encamina a readecuar su plan en Vaca Muerta.

La empresa le informó a la Bolsa de Valores que dejará de recibir $5.600 millones por la producción que inyectó el año pasado y anticipó que iniciará acciones primero administrativas y luego judiciales por los cambios introducidos en el plan de subsidios.

En el área Fortín de Piedra la compañía de Rocca consolidó en poco más de un año una producción récord de 17 millones de metros cúbicos, que fue la que explicó no sólo el fuerte salto que tuvo la producción de gas no convencional en el país sino también la producción del fluido en general.

Este es el primer conflicto que surge desde que el gobierno firmó con el Sindicato Sindicato de Petróleo y Gas Privado de Río Negro, Neuquén y La Pampa, que encabeza el senador Guillermo Pereyra, un acuerdo de flexibilización laboral, en enero del 2017, que impide la realización de medidas de fuerza.

"Habían dicho que iban a suspender. Si despiden deberán cumplir con la ley 24.013, dar las razones y presentar sus balances. No creo que Tecpetrol esté en crisis. Nosotros, por ahora, no vamos a romper con los acuerdos firmados ni la paz social. Serán las empresas y el Gobierno los que deberán arreglas las cosas", dijo Guillermo Pereyra, secretario general del Sindicato de Petróleo y Gas Privado.