Por la caída de las ventas, la empresa Loimar anunció la medida que afecta a 40 personas. Dictaron la conciliación obligatoria.
La firma apagó el horno con el que producen ladrillo.

Ante la situación crítica que atraviesan como consecuencia de la caída en las ventas, la empresa Loimar anunció la suspensión de 40 trabajadores y amenazó con varios despidos.

Los empleados se presentaron en la delegación regional del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires para denunciar que la firma apagó el horno con el que producen ladrillos en la ciudad de Tandil. El área tomó la decisión de dictar el inicio de un período de conciliación obligatoria, que las partes deberán acatar por quince días mientras se avanza en un proceso de negociación.

Leé también:  Crisis productiva: por día, siete empresas quiebran o entran en concurso

Desde la empresa aseguran que, por el derrumbre de las ventas, no están en condiciones de hacerse cargo de los costos por los inconvenientes que tienen para pagar las tarifas de luz y gas. Los trabajadores harán un paro si hay algún despido, aunque no descartaron adelantar la medida.