El Flaco editó notables álbumes con sus “Bandas “Eternas”, pero también desarrolló un fructífero camino como solista con trabajos de antología. Rescatamos aquí algunos de ellos.

Luis Alberto Spinetta estuvo al frente de Almendra, Pescado Rabioso, Invisible y luego de Jade, Los Socios del Desierto y en el último tiempo armó el trío Los Amigo, con estilos e improntas bien definidas y junto a grandes músicos en cada una de estas bandas.

Al margen de esta labor colectiva, el Flaco dejó para la posteridad un tendal de notables trabajos como solista, algunos grabados casi en soledad y en otros, secundado por brillantes compañeros de ruta.

Sus primeros discos en solitario fueron lanzados espaciadamente, editados entre que se terminaba una banda y comenzaba la labor de otra nueva formación. Hasta que su labor solista tuvo continuidad en su discografía.

El Flaco falleció el 8 de febrero de 2012, hace exactamente siete años, y lo recordamos con un septeto de discos lanzados como solista, en una selección que puede saber a arbitraria, porque todos sus álbumes solistas fueron de enorme valía artística.

Leé también:  Homenaje al Flaco Spinetta

“Artaud”, 1973: si bien aparece firmado como Pescado Rabioso, en un disco solista y con sólo un par de invitados. Este trabajo es la obra cumbre del rock argentino y se extraen de él enormes canciones, como “Cantata de puentes amarillos”, “Las habladurías del mundo” y “Todas las hojas son del viento”, entre otras.

 “A 18’ del sol”, 1977: luego de Invisible, Spinetta pateó el tablero y arremetió con un disco en clave de jazz rock y no dudó en sostener, incluso más de una vez, que fue el mejor álbum de su carrera. Se destacan “Toda la vida tiene música hoy”,  “Canción para los días de la vida”, “Viento del azur”, entre otros temas.

“Kamikaze”, 1982: esencialmente acústico y con un sutil y grato sonido hogareño, fue grabado con sólo unos algunos invitados incluyendo canciones inéditas que el Flaco compuso en distintos momentos de su vida. “Barro tal vez”,  “Águila de trueno” y “Quedándote o yéndote” brillan dentro de este notable disco.

Leé también:  Homenaje al Flaco Spinetta

“Privé”, 1986: luego de la experiencia jazzera de Jade, Luis Alberto editó este álbum moderno y con elementos electrónicos, siendo unos de los pioneros en la materia. Grabado junto a un tendal invitados estelares, se destacan “Rezo por vos”, en coautoría con Charly García, “La mirada de Freud” y “No seas fanática”.

“Tester de violencia”, 1988: el disco respira cierto aire conceptual a partir de las lecturas de Spinetta de la obra del filósofo francés Michel Foucault y de los violentos hechos ocurridos por entonces. “La bengala perdida”, “Tres llaves” y “El Mono Tremendo”, donde participan Pechugo, son algunas de las canciones del álbum.

“Un mañana”, 2008: último disco editado por el Flaco, más allá del material inédito que salió a la luz póstumamente. Al margen de los “violerazos” invitados en el álbum y de los arreglos de cuerdas de Claudio Cardone en “Canción de amor para Olga”, también merecen su párrafo aparte "Mi elemento" y "Tu vuelo al fin".