El operativo a cargo de la Gendarmería Nacional se llevó a cabo en varios puntos del Conurbano, la Ciudad de Buenos Aires y en siete provincias.
Hubo un total de 36 allanamientos en los que también se incautaron de 26.300 esencias líquidas.

Más de 1.900 cigarrillos electrónicos, con potencial de riesgo grave para la salud, fueron secuestrados durante un procedimiento realizado por la Gendarmería Nacional en la Ciudad de Buenos Aires y siete provincias.

Hubo un total de 36 allanamientos en los que también se incautaron de 26.300 esencias líquidas con diferentes concentraciones de nicotina, repuestos, accesorios, aromatizadores, cargadores, boquillas, baterías para vaporizadores, notebooks, teléfonos celulares, dinero y documentación de interés para la causa.

Los cigarrillos electrónicos tienen potenciales riesgos tóxicos, por lo que la comercialización de mercadería prohibida implica un delito contra la salud pública.