La fiesta del deporte marcó un hito en Argentina. Con shows y fuegos artificiales, la llama del pebetero despidió a los 206 países participantes. La próxima cita será en Senegal 2022. "Buenos Aires 2018 tuvo un éxito masivo", destacó el presidente del COI, Thomas Bach.
Flamea la bandera olímpica en el cierre de los Juegos realizados en la ciudad de Buenos Aires.
Flamea la bandera olímpica en el cierre de los Juegos realizados en la ciudad de Buenos Aires.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 llegaron a su fin. Y en Villa Soldati, se apagó la llama del pebetero. La antorcha se trasladará a Dakar 2022.

La deportista argentina María Sol Ordas fue la encargada de llevar la bandera nacional, en reconocimiento al primer oro de la delegación Albiceleste.

La fiesta del deporte olímpico marcó un hito en Buenos Aires. Los fuegos de artificio y la despedida de las delegaciones, ya le abren las puertas a Senegal, donde se llevará a cabo la cuarta edición.

Un show de malabaristas le puso el color a la fiesta y junto a un coro entonando las estrofas del Himno Nacional Argentino (interpretado por Soema Montenegro) fueron la antesala del momento trascendental el que los atletas tuvieron su protagonismo con un cortometraje.

Antes de la ceremonia de cierre, el presidente del COI, Thomas Bach, brindó una conferencia de prensa acompañado por Gerardo Werthein, donde y felicitó a los argentinos por el apoyo a estos Juegos.

Soema Montenegro entonó las estrofas del Himno Nacional Argentino en la ceremonia de cierre.
Soema Montenegro entonó las estrofas del Himno Nacional Argentino en la ceremonia de cierre.

“Buenos Aires 2018 tuvo un éxito masivo. Estos fueron los Juegos de la Nueva Era, de la igualdad de género, de la unión y de la inclusión. Vimos innovación desde el comienzo hasta el final y quedamos impresionados por el compromiso de los argentinos”, reconoció Bach.

Y agregó: “Fue muy lindo compartir con los porteños que aparecieron en cientos de miles para celebrar junto a los jóvenes atletas. Estamos muy cerca de llegar al millón de espectadores. Es una nueva marca Olímpica”.

Siguiendo con la fiesta de clausura de los Juegos, desfilaron los emblemas de los 206 países participantes (4.012 deportistas en 32 deportes) y además, se destacó el trabajo que realizaron los 8.000 voluntarios. Y no podía faltar Pandi, la mascota oficial.

Luego, el basquetbolista Fausto Ruesga entregó a representantes de Senegal, sede de los Juegos 2022, la bandera olímpica para pasarle la posta de la futura cita olímpica de la juventud.

Otra vez los fuegos artificiales iluminaron la noche. Entre las últimas llamas del pebetero, también hubo un instante para el llanto y la emoción de los deportistas que durante 12 días dejaron bien alto el espíritu olímpico.