Se trata de una joven de 20 años que tras dos días de estar en libertad, volvió a delinquir.
La Policía local lo detuvo tras una persecución.
La Policía local lo detuvo tras una persecución.

Un joven de 20 años que había salido hacía dos días de la cárcel fue detenido cuando escapaba con su bebé de un año en brazos, al que utilizaba como escudo, luego de robar un auto en el partido bonaerense de Cañuelas.

En tanto, una chica que sería concubina del detenido y un segundo joven, lograron escapar y se mantenían en calidad de prófugos.

El episodio se produjo el pasado martes y la Policía tomó conocimiento cuando una mujer denunció el robo de su auto, un Daewoo de color verde, el cual había estacionado en la calle Lara, entre San Martín y Belgrano, en la localidad situada unos 65 kilómetros al sur de la Capital Federal.

Leé también:  Detienen a un sospechoso de haber robado un ecógrafo en el Hospital de Niños de La Plata

De inmediato se inició un rastrillaje y, tras ubicar al auto en el kilómetro 66 de la Ruta 3, comenzó una persecución por las calles de Cañuelas: finalizó en Tucumán al 2400, donde el delincuente que conducía el auto bajó del rodado e intentó escapar a la carrera con su bebé de un año en brazos, utilizándolo como escudo, aunque solo llegó a recorrer algunos metros antes de ser detenido.

El detenido, llamado Brian Ferras es oriundo de la localidad de Monte Grande, había salido de prisión dos días antes y se dirigió a Cañuelas a firmar su libertad condicional.

A través de un seguimiento de cámaras de seguridad, se pudo establecer que a Ferras lo acompañaba su pareja, una joven de 27 años, y otro individuo, los cuales permanecían en calidad de prófugos.

Leé también:  Agarraron a la banda que robaba los cables

Tanto Ferras como sus cómplices están acusados también de haber robado un total de seis mil pesos del interior del auto de otra mujer, tras romper el vidrio de una ventanilla del rodado, en la localidad de Alejandro Petión.